Veganismo, embarazo e infancia

Veganismo, embarazo e infancia

Entrevistamos a Gisela Pitura (@giselapitura), escritora y educadora magíster en nutrición, referente en nutrición basada en plantas en Latinoamérica y terapeuta de cuerpo, mente y alma con un enfoque naturista y holístico.

Es directora de Panchakarma, dos centros de salud holística, en donde se encuentra trabajando un maravilloso grupo humano de profesionales para el bienestar de quienes los visitan.

Su misión es ayudar a que las personas experimenten la verdadera riqueza: disfrutar de una vida llena de salud y energía, mediante una nueva relación con la alimentación, la actividad física y el bienestar espiritual. Generar un mundo con más armonía y una mayor conexión, para poder vivir a pleno, con energía y pasión, evitando el sufrimiento y muerte de otros seres sintientes.

Sus conocimientos provenientes de la investigación, de las experiencias propias y de sus pacientes se han plasmado en sus libros: “Nutrición del cuerpo, la mente y el alma” y “Comida que sana”, ambos sobre la alimentación basada en plantas.

En su nuevo libro, “La alimentación que mi bebé merece”, escribe luego de haber sido madre y transitado un saludable embarazo, lactancia y crianza de su hija de 2 años con una alimentación vegana.

¡En su web podrás encontrar información, libros, contacto y más!

Instituciones como la Academia Estadounidense de Nutrición y Dietética sostienen que una alimentación a base de plantas es adecuada para todas las etapas de la vida. ¿Esto incluye el embarazo, la lactancia y la infancia? ¿Cuáles son los aspectos más importantes que se deben considerar para llevar adelante esta alimentación durante esos estadios de la vida?

Si, claro que es adecuada y beneficiosa una alimentación basada en plantas en estas etapas. Cuando quedé embarazada me preguntaban si iba a continuar sin comer alimentos de origen animal. Entendí que la gente lo hacía desde la preocupación, porque está la idea de que la alimentación vegetariana no es suficiente, que el cuerpo “necesita proteína de la carne” (como si las plantas no la tuvieran) y que en el embarazo necesitás más hierro y calcio (como si las plantas carecieran de éstos). Mi respuesta fue un rotundo “¡obviamente!”.

Quiero contarles mi experiencia. Tuve un embarazo hermoso, sin falta de ninguna vitamina o mineral.

Mi bebé creció muy bien, con lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y continué hasta los 26 meses, y ahora complementando con alimentos naturales. No toma leche de vaca y aumenta perfectamente de peso. ¡Es una bebé muy saludable!

Es necesario derribar el mito de que para tener un embarazo y bebé saludables hay que consumir productos animales. Eso no es verdad, es más, hay más riesgos de contraer enfermedades consumiendo carne mal cocida, por ejemplo. Hay que tener en cuenta que los antibióticos presentes en los productos animales impactan directamente en la placenta, es decir, van a parar al bebé. Lo mismo que el mercurio en el pescado y los organismos genéticamente modificados (transgénicos) con los que se alimenta a los animales.

El consejo que puedo darles a las futuras mamás: lean sobre nutrición, pidan ayuda de un nutricionista que respete sus valores y elecciones y que esté actualizado (porque no faltan los que aún creen que necesitamos comer carne). Sobre todo, si esta es tu elección, no dejes que te inculquen miedo. Una madre por su hijo hace cualquier cosa y si nos dicen que la salud de nuestro bebé está en riesgo, haremos hasta lo imposible para evitarlo, por eso es importante leer, aprender, investigar, poner en duda.

Yo no digo que hagan lo que hice yo. Cada persona es única y deben hacer lo que les dicta su conciencia y su corazón. Yo solo quiero contar mi experiencia para ayudar a derribar estos mitos tan arraigados.

Lo importante en todas las etapas de la vida es incorporar los nutrientes que necesitamos para cubrir los requerimientos, luego cada uno elige de dónde consumir dichos nutrientes.

A mis 11 años, mi nutricionista le recomendó a mi madre que no me hiciera vegetariana ya que estaba en crecimiento y era perjudicial para mi salud. ¿Por qué consideras que aún existen profesionales de la salud que no recomiendan una alimentación vegana?

En mi opinión, creo que esto se da, en primer lugar, por desinformación. Muchos profesionales de la salud no se actualizan o eligen conscientemente no hacerlo en temas como este por estar en desacuerdo. A su vez, hay algunos detractores de la alimentación vegetariana, como muchas industrias alimenticias que se encargan de financiar estudios científicos que muestran a los productos animales como saludables e imprescindibles. La ciencia está de los dos lados. Por ejemplo, hay estudios científicos que dicen que los lácteos son saludables y hay estudios que demuestran lo contrario. Creo que cada uno elige a qué estudios darles valor. En mi caso, elijo creer en los que no están financiados por las propias industrias que defienden, y en los confirman mi experiencia y la de cientos de personas que me consultan diariamente.

Creo que otra situación que influye en que ciertos profesionales de la salud no recomienden la alimentación basada en plantas es que dicho hecho juzga a su propia alimentación, por lo cual deben justificarlo.

Sabemos que incorporar frutas y verduras en la alimentación de los niños puede ser difícil. ¿Qué consejos les darías a las madres y a los padres para incluir estos alimentos sin que los niños los rechacen? Por ejemplo, recetas divertidas, snacks saludables y ricos.

Escribí el libro “La alimentación que mi bebé merece” para ayudar a los padres y madres a generar estos hábitos desde el comienzo. Explico mi método de alimentación autorregulada para que la introducción sea eficaz en ese sentido. Los niños comen lo que conocen y lo que les ofrecen en su familia. Ellos hacen lo que los padres hagan, porque somos su ejemplo. Ahora bien, si la introducción de alimentos ya se hizo de una manera que no fue adecuada, es un poco más complicado porque hay que revertir hábitos, pero nada imposible. Es mejor hacerlo en la infancia temprana e implica el compromiso de toda la familia.

Comparto mis recetas e ideas para poder reeducar el paladar del niño. La alimentación saludable debe ser sabrosa, este es uno de los puntos más importantes para generar adhesión a largo plazo.

Algo que preocupa mucho sobre la alimentación vegetal es la deficiencia de algunos nutrientes. ¿Qué vitaminas son necesarias suplementar? ¿Las dosis son distintas durante el embarazo y la niñez?

En mi experiencia veo muchos más casos de déficit de nutrientes en personas en general, no solo en embarazadas y madres lactantes, que se alimentan a base de alimentos de origen animal y ultraprocesados, que de personas vegetarianas y veganas. Para saber qué suplementar, en cualquier caso que sea, primero hay que corroborar los análisis sanguíneos y con respecto a eso tomar la decisión. El único nutriente que hay que suplementar en la alimentación basada en plantas es la vitamina B12. Pero considero que la alimentación actual es muy deficiente en esta vitamina, y las personas que consumen alimentos de origen animal también deberían chequear sus análisis para ver si no necesitan suplementar.

Algo en lo que me gusta hacer hincapié también es que a los animales se los suplementa para que aporten B12 cuando se conviertan en alimento, por lo cual yo particularmente prefiero consumir un suplemento de B12 y no un animal suplementado. No tendría sentido comer más animales por este motivo, como muchos creen. Las dosis siempre dependen de estos resultados.

¿Es posible llevar una alimentación vegana siendo celíaca/o?

Sí, claro que sí. Solo deben evitar el gluten que se encuentra en el trigo, avena, cebada y centeno al igual que una persona omnívora.

Hay algunos niños y niñas que llevan una alimentación a base de vegetales y asisten a escuelas en donde no la promueven. ¿Qué consejo podrías darles a los padres?

Yo creo que ya muchas escuelas promueven al menos una alimentación saludable, aunque luego en la práctica se les complique porque muchas veces no saben cómo implementar. Con respecto a la alimentación vegetariana, hoy hay muchos más conocimientos y respeto hacia dicho estilo de vida que antes, entonces lo que aconsejo es que hablen con todas las personas con las que el niño o niña tenga contacto, maestros y directivos, en el caso de que se quede a comer en el establecimiento educativo.

En cuanto a jardines de infantes, donde es la familia quien envía los alimentos, explicar a quien esté al cuidado del bebé o infante la elección de la alimentación para que se respete.

Si se llega a observar que no lo toman en cuenta, yo aconsejo recurrir a llevar una nota firmada por nutricionista o médico de los alimentos que no pueden ofrecer, ya que muchas veces es tomado más en serio una intolerancia alimentaria que una elección de no consumir animales y derivados.


Si vos también querés quitar a los animales de tu plato, evitar futuras pandemias, proteger tu salud y el medioambiente, descargá nuestra Guía de Veganismo donde encontrarás consejos para iniciar, recetas, información nutricional y mucho más.

Prueba el veganismo

Prueba el veganismo durante 31 días

Prueba el veganismo