¿Te puedes intoxicar por comer frutas y verduras?

Can You Get Food Poisoning from Fruits and Vegetables?

Algunas personas argumentan que las frutas y verduras no son más seguras que los productos animales, porque puedes ingerir patógenos transmitidos por los alimentos y, como resultado, enfermarte. Pero en la mayoría de los casos, los patógenos provienen de la contaminación por productos animales. Es por eso que acabar con la ganadería y el consumo de animales sería muy importante para terminar con la intoxicación alimentaria por alimentos vegetales, así como por la carne, la leche y los huevos.

Contaminación cruzada

Hasta la fecha, los alimentos de origen animal han sido la principal fuente de brotes documentados y notificados de enfermedades transmitidas por los alimentos, y el 90 por ciento de los brotes en la Unión Europea entre 2007 y 2011 se asociaron con alimentos de origen animal.

Según la Universidad Estatal de Colorado, aunque alguna vez se pensó que las frutas y verduras frescas estaban relativamente libres de patógenos productores de enfermedades, recientemente ha habido un aumento en las enfermedades relacionadas con ellas. Los investigadores descubrieron cómo las plantas se contaminan más comúnmente con insectos que inducen enfermedades:

      1. A través de estiércol animal crudo o incorrectamente compostado
      2. A través del agua de riego que contiene aguas residuales sin tratar o estiércol animal, y agua de lavado contaminada
      3. A través del contacto con animales y productos animales no pasteurizados

En otras palabras, la principal contaminación de las verduras proviene de los desechos de los animales de granja, y la carne, leche y huevos.

En el campo

Hay alrededor de 70 billones de animales de granja en el planeta al mismo tiempo, y todos están haciendo caca. Producen tantos residuos que no sabemos qué hacer con ellos. Se esparce por la tierra en grandes cantidades y el resto se almacena en “lagunas” mientras tratamos de encontrar una solución. Pero con demasiada frecuencia se filtra fuera de estas áreas de almacenamiento (y a menudo también se descarga deliberadamente), lo que significa que incluso más desechos sin tratar llegan a la tierra y a las vías fluviales. Los patógenos causantes de enfermedades contenidos en estos desechos contaminan el suelo y el agua.

Los cultivos de raíces y las verduras de hoja tienen mayor riesgo de infección por E.coli por el estiércol que se aplica a la tierra, ya que este insecto en particular es más frecuente en los rumiantes, especialmente en las vacas. (Los animales mismos no se enferman, pero portan y eliminan las bacterias en sus heces).

Los investigadores creen que es poco probable que los patógenos del suelo entren en los vegetales a través de sus raíces. Es mucho más probable que estos contaminantes lleguen a la superficie de las plantas y a sus estomas, las pequeñas aberturas en forma de poro en sus hojas. Esto es lo que sucedió cuando se rastreó un brote de E.coli hasta una granja de espinacas en California; se dijo que la causa más probable era el estiércol de animales salpicado sobre la superficie de las hojas.

Abandonando el campo

En otro caso preocupante, se descubrió que un brote que se remonta a una granja de lechugas en California fue causado por trabajadores agrícolas que lavaban las verduras con agua sin tratar extraída de pozos cerca de los pastos para vacas. Les habían dicho que no podían beber el agua, pero aparentemente nadie consideró que sería un problema lavar las verduras para ensaladas con ella.

Prácticas como el recorte y descorazonado de lechugas en el campo también pueden transferir patógenos del suelo empapado de estiércol a las plantas, y luego de una planta a otra con un cuchillo contaminado. Y, por supuesto, la mala higiene de los trabajadores también puede transmitir patógenos a verduras y frutas.

Contaminación para los consumidores

La contaminación también puede proceder de tener los equipos sucios y condiciones poco higiénicas. Las investigaciones muestran que la mayoría de brotes conectados a las frutas y verduras son por malas prácticas en la higiene de los restaurantes y cátering.

La contaminación cruzada es lo habitual cuando hay productos de origen animal en la cocina. En 2019, en un estudio el 26% de participantes que habían lavado pollo crudo transfirieron bacterias a la lechuga que estaba lista para consumir.

Cortar verduras en una tabla donde hemos utilizado productos de origen animal, o permitir que haya fluidos que se caigan en los productos frescos en las tiendas, son también riesgos importantes. Las ensaladas de verduras tienen más riesgo que otros productos porque se consumen crudos, mientras que al cocinarlos destruimos todos los patógenos.

Un mundo vegano es más seguro

Las cantidades ingentes de orina y heces producidas por esos billones de animales en granjas tienen un riesgo importante en términos de contaminación alimentaria (igual que puede ser considerado una catástrofe medioambiental).

Pero incluso las verduras con más riesgo, y con peor reputación, son inocentes. Los brotes de verduras pueden albergar las condiciones perfectas para el crecimiento bacterial, pero su contaminación es, una vez más, casi siempre relacionada con entrar en contacto con heces animales.

Y cuando esas mismas heces llegan a los animales asustados en los mataderos, entra en contacto con sus cuerpos y de ahí pasa a la carne, dando paso a otra ruta para poder contaminar y hacer daño a aquellos que manejan este tipo de productos; y de ahí, contaminar los vegetales dentro de las cocinas o fábricas.

Así que mientras existen varias rutas para los patógenos alimentarios para conseguir contaminar frutas y vegetales, si los sigues hasta su origen, normalmente encontrarás que el problema real está en las heces, en la carne de los animales, en la leche o en los huevos.

Prueba el veganismo

Prueba el veganismo durante 31 días

Prueba el veganismo