Sin lácteos: ¿Qué es y qué puede comer una persona sin lácteos?

dairy free yogurt
Photo by ThitareeSarmkasat from Canva

Tiempo estimado de lectura: 6 minutos

¿Estás pensando en dejar los lácteos? No estás solo. Tanto si es por tu salud como si te has enterado de lo mala que es la industria láctea para los animales y el medio ambiente, empezar a consumir productos sin leche es un paso poderoso y positivo. Y con tantas alternativas deliciosas, también es muy sencillo.

¿Qué significa no consumir productos lácteos?

Significa, simplemente, no consumir productos lácteos, lo que incluye la leche, el queso, la nata y el helado. No se trata sólo de los productos lácteos derivados de la leche de las vacas, sino de la de todos los animales, incluidas las cabras. La buena noticia es que quienes evitan los lácteos pueden seguir comiendo versiones vegetales de todos estos alimentos.

¿Por qué no usar consumir lácteos?

Hay cuatro razones principales por las que las personas deciden no consumir lácteos: no pueden digerirlos, tienen problemas de salud con los lácteos, no desean que se explote a los animales para su alimentación o desean reducir su huella medioambiental relacionada con la alimentación.

Intolerancia a la lactosa

La mayor parte de la población adulta del mundo no puede digerir el azúcar de la leche. Casi el 100 % de los asiáticos, africanos y nativos americanos son intolerantes a la lactosa, mientras que en las comunidades negras la tasa supera el 70 %. Muchas personas no saben que no pueden digerirla y sufren síntomas como hinchazón, diarrea y calambres abdominales, sin saber cuál es la causa. Cambiar a leches, quesos y otros productos de origen vegetal puede poner fin a estos síntomas indeseados y desagradables de inmediato.

Razones de salud

También hay otros problemas de salud relacionados con los lácteos. Según el Comité de Médicos por una Medicina Responsable, «la leche y otros productos lácteos son la principal fuente de grasas saturadas en la dieta estadounidense y contribuyen a las enfermedades cardíacas, la diabetes de tipo 2 y la enfermedad de Alzheimer». Estas son algunas de las enfermedades más graves. que limitan y amenazan la vida. Las investigaciones también han relacionado los lácteos con un mayor riesgo de cáncer de mama, ovarios y próstata. No es de extrañar que las leches vegetales sean cada vez más populares.

Consideraciones éticas

Las vacas no se dedican a fabricar leche para dárnosla voluntariamente. Fabrican leche para sus crías. Para explotar este proceso biológico, las vacas son preñadas repetidamente para que su leche siga fluyendo. Como lo valioso es la leche y no la cría, el bebé será separado de su madre a las pocas horas de nacer; una separación traumática y angustiosa para ambos. Los terneros machos pueden permanecer encadenados y solos, y se les mantiene débiles para que su carne permanezca pálida. Esto es lo que deben soportar las crías para la producción de carne de ternera. Las terneras hembras pueden ser preñadas en cuanto tienen edad suficiente y también perderán una cría tras otra para que la gente pueda tomar su leche.

El desgaste físico y emocional de las vacas es tan grande que se desmoronan antes de cumplir los seis años. No se muestra ninguna compasión por lo que ya han sufrido. Cuando ya no se puede sacar provecho de sus cuerpos, estas madres exhaustas son sacrificadas. En todo el mundo, las investigaciones han demostrado la terrible explotación que sufren las vacas en la industria láctea, incluso en Estados Unidos, Canadá, India, Australia, Reino Unido e Italia.

Preocupación por el medio ambiente

Las vacas son uno de los mayores emisores de los gases que cambian el clima y su cría contribuye, significativamente, a la degradación del clima. Además, las vacas consumen muchas más calorías en los alimentos que las que devuelven en su leche, lo que las convierte en una forma ineficiente de alimentar a una población humana creciente. lLa industria láctea es también uno de los mayores contribuyentes agrícolas a la contaminación del agua, que mata la vida acuática en ríos y océanos. Nuestro consumo de lácteos es un enorme problema para el planeta.

¿Son iguales los productos sin lactosa y los productos lácteos?

No. Hay productos lácteos que se han diseñado para que no contengan lactosa, lo que puede hacerlosmás fácil de digerir, pero esto no resuelve los demás problemas de salud, éticos y medioambientales. Elegir productos sin lacteos significa que no hay lactosa, que no hay leche, que no hay sufrimiento y sacrificio de las vacas, que no hay preocupación por el cáncer y que el impacto medioambiental es mucho menor.

¿Los productos veganos contienen lactosa?

No. Los productos veganos no contienen productos lácteos, por lo que tampoco contienen lactosa.

¿Qué puede comer una persona que no consume lácteos?

Quienes deciden no comer lácteos no se pierden nada. Comen lo mismo que todo el mundo, pero en su lugar eligen versiones sin lácteos de sus alimentos favoritos.

Helado sin leche

¡Ves! No hay que perderse nada. Hay tantos sabores de helados veganos como de helados lácteos y saben igual de bien.

Queso sin leche

Hay muchos quesos veganos disponibles. Algunos están hechos de soja, otros de coco o nueces. Hay quesos duros y blandos, algunos que se derriten y otros que son estupendos para comerlos solos.

Yogur sin lácteos

Quienes gustan de empezar el día con un yogur pueden hacerlo sin tener que consumir lácteos. Hay muchos tipos de yogur vegano, normalmente hechos de soja, avena o coco. Los hay naturales y de muchos otros sabores como fresa, vainilla y arándanos.

Queso crema sin leche

Tu bagel nunca tiene que estar vacío. Prueba los deliciosos quesos cremosos sin lácteos, disponibles en original, ajo y hierbas, cebolla, pimienta negra y muchos más sabores.

Mantequilla sin lácteos

Hay muchas opciones disponibles y se pueden utilizar igual que la mantequilla láctea, incluso en sándwiches, en el horno y para fundirla sobre la pasta o las verduras.

Chocolate sin leche

La mayoría de los chocolates negros no contienen productos lácteos, pero ahora hay muchos chocolates cremosos «con leche» que en realidad no contienen nada de leche. Algunas de las mayores empresas chocolateras están creando chocolates sin lácteos a medida que la demanda crece.

Alternativas a la leche

Para el té y el café, para los cereales, para hornear o, simplemente, para beber tal cual, hay una gran variedad de leches vegetales. Puedes elegir entre leche de soja, de avena, de arroz, de anacardo, de cáñamo, de almendras, de avellanas y de coco. A algunas personas les gusta la de almendras en el café, pero la de soja en los copos de avena. Otros prefieren la leche de avena en el té y la de anacardo en los batidos. Pruébalas todas y mira cuál te gusta más.

Crema agria

No hay nada que no pueda hacerse sin lácteos, ni siquiera la crema agria. Así que puedes ponerla en patatas asadas o fritas, añadirla a los nachos y burritos o utilizarla como base para salsas.

Crema de café

Si la crema de café te gusta más que la leche, no te preocupes. También hay crema de café vegana.

¿Cómo identificar los productos sin lácteos?

Encontrarás muchos productos sin lácteos en las tiendas. Busca las palabras «vegetal», «sin lácteos» y «vegano». Si no estás seguro, comprueba la lista de ingredientes y evita todo lo que diga: leche, suero de leche, nata, crema de leche, caseína o ghee.

¿Qué hay que tener en cuenta para no consumir lácteos?

Si consumes muchos lácteos, tendrás que asegurarte de obtener los nutrientes de otros alimentos. No es difícil, sólo hay que tenerlo en cuenta.

Calcio

Los lácteos son una fuente útil de calcio, por lo que debemos asegurarnos de tener otras fuentes en nuestra dieta. Algunas leches y yogures sin lácteos están enriquecidos con calcio y se puede obtener del tofu, las verduras de hoja verde, las semillas de sésamo y el tahini, las legumbres, los frutos secos y algunos panes.

Proteína

Aunque los lácteos contienen buenos niveles de proteínas, también lo hacen muchos otros alimentos,lo que significa que los veganos nunca se quedarán cortos. Además, la leche de soja contiene casi tantas proteínas como la leche de vaca, por lo que puedes cambiar simplemente una por otra.

Vitamina D

En algunos países, la leche de vaca está enriquecida con vitamina D. Para sustituirla, basta con comprar una leche vegetal que esté enriquecida de forma similar. ¡Verás que hay muchas!

Yodo

La leche de vaca no contiene yodo de forma natural, sino que se contamina con los desinfectantes utilizados para limpiar la maquinaria de ordeño.Así es cómo el yodo llega a la leche. De nuevo, algunas leches vegetales están fortificadas con él, así que eligelas. Otras opciones para aumentar el yodo son el uso de sal yodada, el consumo de algas marinas y la toma de suplementos.

Conclusión:

No consumir productos lácteos tiene muchos beneficios: desde nuestra propia salud hasta la protección del planeta, pasando por el fin de la explotación y muerte de animales inocentes. Y con tantos alimentos sabrosos sin lácteos disponibles no hay ningún inconveniente en dejar de consumirlos. ¿Por qué no pruebas algunas de las leches vegetales, quesos y otros productos, y ves qué tal?

Prueba el veganismo

Prueba el veganismo durante 31 días

Prueba el veganismo