Cómo sobrevivir a ser vegan en Navidad: ¿Qué comen las personas veganas?

Christmas Tree
Photo by Waldemar Brandt on Unsplash

La Navidad puede ser una época estresante por muchos motivos, como los conflictos familiares, las preocupaciones económicas, la carga de trabajo que recae desproporcionadamente en una persona y la presión por organizar un día “perfecto”. Nadie es inmune, pero cuando se añade el hecho de ser vegan a la mezcla, el estrés puede crecer y crecer.

¿Cómo sobreviven las personas veganas a la Navidad?

Para las personas vegetarianas y veganas, las navidades conllevan un extra de estrés que las demás personas no tienen: sentarse a una comida de celebración con el cadáver de un pavo, cochinillo o pollo en la mesa ante ellos. Para las que hemos sido testigos del sufrimiento de los animales en las granjas industriales y los mataderos, esto puede ser doloroso, triste y muy difícil. El hecho de que no todo el mundo alrededor de la mesa entienda nuestra angustia también puede aumentar la sensación de aislamiento. Por eso, para las personas veganas, es muy importante planificar con antelación, iniciar conversaciones y encontrar formas prácticas de asegurarse de que el día sea alegre para todas las personas con las que compartiremos esos momentos.

1. Lleva un plato que todas las personas puedan disfrutar

Si otra persona va a preparar la comida de Navidad y no es vegana, tienes que hablar con ella antes del día. Averigua qué hay en el menú y qué cantidad podrás comer. Lleva un plato que complemente la comida, no sólo para ti, sino para que todas las personas presentes puedan probarlo. No pierdas nunca la oportunidad de demostrar lo deliciosa que puede ser la comida vegana.

2. Ofrecer ayuda a la persona que cocina

Ser la persona que cocina en Navidad puede ser increíblemente estresante. Intentar poner una docena de platos en la mesa al mismo tiempo mientras una tropa de personas animadas pero hambrientas esperan no es tarea fácil. Esto significa que, a veces, las necesidades específicas de las personas veganas pueden pasar a un segundo plano. Si puedes ofrecerte a ayudar a la persona cocinera, no sólo estarás reduciendo su estrés, sino que podrás asegurarte de que los platos son veganos y de que hay algo sabroso para comer.

3. Pedir que la carne se sirva en otro lugar

La mayoría de las personas veganas están acostumbrados a estar rodeados de gente que come carne. Puede que no nos guste, pero sabemos que ocurre y es posible hacer la vista gorda. Sin embargo, el cadáver de un animal sentado en medio de la mesa es difícil de ignorar. Si esto te resulta angustioso, una pequeña concesión que puedes pedir al anfitrión es que la carne se sirva en el plato antes de llegar a la mesa.

4. Comer en casa

Si la presencia de carne es demasiado molesta, o si tu anfitrión se esfuerza por alimentarte, incluso a pesar de tus ofertas de ayuda, no pasa nada por aceptar una invitación para veros después de que hayan comido. Prepara una sabrosa comida en casa, luego recoge los regalos, las galletas y la alegría navideña, y únete a tus seres queridos para pasar el resto del día.

5. Organiza tu propia fiesta navideña vegana

Otra opción es invitar a todos a comer contigo. Es natural que la gente no vegana se muestre recelosa ante una comida navideña vegana, pero si sirves versiones veganas de todos los platos tradicionales de tu familia y región, puede que descubran que no echan de menos la carne de pavo en absoluto.

6. Planifica tu cena de Navidad vegana

Sea cual sea el lugar y la forma en que vayas a comer, tendrás que planificarlo con antelación. No des por sentado que tu anfitrión sabe exactamente lo que es vegano o que ha hecho arreglos especiales para ti. Y si la gente va a venir a comer a tu casa, querrás asegurarte de que les das una comida que les encantará. En cualquier caso, para evitar decepciones y estómagos hambrientos, la planificación es fundamental.

7. El día de Navidad es sólo un día

Con una preparación tan larga, podemos sentir una enorme presión por “hacer las cosas bien” ese día. Pero sólo es un día del año y sería prudente no preocuparse por las cosas pequeñas. Mientras estemos con las personas que más nos importan y tengamos comida en el estómago, el día será maravilloso.

8. Abrazar la alegría festiva

La tendencia humana es centrarse en lo negativo, en las cosas que van mal o que no son como esperábamos. Pero si podemos dejar atrás ese tipo de preocupaciones, al menos por este día, y centrarnos en lo positivo -estar con las personas que nos importan, la risa, la música, la luz de las velas, dar y recibir regalos y mucho amor- puede que nos encontremos con que tenemos un día alegre, a pesar de cualquier contratiempo que ocurra con la comida.

9. Prepárate para las preguntas

Las personas que van empezando con el veganismo tienen que responder a muchas preguntas. La gente está intrigada tanto por las razones del veganismo como por sus aspectos prácticos. Es poco probable que puedas pasar una comida navideña entera sin que surja algo. Algunas personas veganas pueden aprovechar la oportunidad para hablar de estas cosas; otras pueden esperar un día libre de todas las preguntas. En cualquier caso, es mejor estar preparada. Si estás dispuesta a participar, ten en cuenta que es poco probable que te conviertas al veganismo durante una comida de Navidad, así que puedes sugerir que se aplace la conversación hasta más tarde. La gente puede ser más receptiva a los temas cuando no está comiendo carne en ese momento.

10. Practicar la paciencia

Las cosas rara vez son perfectas, e incluso con la mejor planificación del mundo, la alegría navideña que esperabas podría agriarse. Alguien puede decir algo hiriente o hacer bromas que te resulten desagradables. Respira hondo. Tal vez hayamos estado en su lugar no hace mucho tiempo o tal vez tenga dificultades en su propia vida que tú desconoces. Es sólo un día, así que trata de olvidar los agravios. Te sentirás mejor si lo haces.

11. Enseñar con el ejemplo

Hay un hecho que todos conocemos: ¡la gente rara vez disfruta cuando se le da un sermón sobre sus propias elecciones y comportamiento! Sabemos que la ganadería industrial es responsable de enormes cantidades de emisiones que cambian el clima, del sufrimiento y la muerte de miles de animales, de la deforestación, de la contaminación y de muchos otros impactos devastadores. Pero decírselo a la gente de una sola vez puede ser abrumador, y puede hacer que se sientan culpables o a la defensiva, o incluso que se enfaden contigo por decírselo. En su lugar, enseñe con el ejemplo. Muéstrales que las personas veganas son compasivas y racionales, y que comen muy bien y disfrutan de la vida. Disipar los prejuicios sobre los estereotipos veganos puede hacer que las personas avancen en el camino más de lo que crees.

12. Sé el tipo de vegano que desearías haber conocido antes de serlo

Hay una forma de presentar el veganismo a cualquiera. Al fin y al cabo, a todo el mundo le importa algo, y como la ganadería industrial tiene consecuencias profundamente negativas para los animales, los lugares salvajes, el clima, la salud mundial y nuestro futuro, todo el mundo puede participar en la conversación. El estímulo, el apoyo y la comprensión llegan muy lejos.

13. La Navidad es algo más que comida

Si, a pesar de haber planeado todo lo posible, su esperada comida de Navidad ha sido algo decepcionante, no te desanimes. La Navidad es mucho más que comida. Hay fe, familia, amor y alegría. Hay juegos, canciones, una copa de vino y una película de Navidad. Las tradiciones que te resulten más queridas son tan importantes como la comida.

14. Hacer nuevas tradiciones

Aunque gran parte de la belleza de la Navidad reside en las tradiciones que seguimos, también hay espacio para crear nuevas tradiciones. Así que adelante y modifica tu día, eliminando las partes que ya no te sirven y añadiendo cosas más significativas. Es tu día, así que hazlo como quieras. Y sí, eso podría significar chocolate en el desayuno. ¿Por qué no?

15. No olvides tu suéter navideño vegano

La mayoría de los suéteres de invierno no están hechos realmente de lana, así que no hay excusa para perderse un suéter navideño si eso es lo que te hace feliz. Comprueba la etiqueta, y listo.

¿Qué comen las personas veganas en Navidad?

Lo que comen las personas veganas en Navidad depende en gran medida de lo que comían antes de hacerse veganas. Y esto depende de muchas cosas, como el lugar del mundo en el que viven y las tradiciones y preferencias de su propia familia. Dado que hay versiones veganas de casi todo, es probable que las personas veganas sigan comiendo los alimentos que siempre les han gustado, pero a base de plantas, frutas y semillas. Esto podría significar pequeñas diferencias, como cocinar las papas en aceite en lugar de mantequilla o cambiar el centro de mesa de pavo a carne de pavo vegana o algo totalmente distinto, como un platillo de setas y nueces.

La mayoría de las personas veganas querrán mantener muchas de las tradiciones alimentarias de las que han disfrutado y esto podría significar un banquete navideño con alguno o todos estos elementos: carne de pavo vegana, papas asadas, ensalada navideña, puré de papas, crema de calabaza, hojaldres rellenos de verduras, bacalao de setas, romeritos, vitel toné, ensalada rusa, pionono, tomates rellenos. El postre puede ser una tarta, un pastel de chocolate, helado vegano, o los típicos dulces en versión vegana: turrón, polvorones, roscón de reyes o cualquier otra cosa que les apetezca, ya que todos ellos y la mayoría de los postres pueden hacerse veganos sin perder el sabor.

¿Qué hacer si recibes un regalo no vegano?

No es raro que amistades, familiares y colegas no veganos compren algo que están seguros de que te va a encantar, sin darse cuenta de que no es vegano. Nuestro consejo es que seas amable. No puedes cambiar lo que se hace, pero sí puedes molestar a alguien que sólo quería hacer algo amable por ti. Te sugerimos que se lo agradezcas y que más tarde pases el regalo a otra persona que pueda utilizarlo. Después, toma nota mentalmente para elaborar una lista de regalos que te gustaría recibir en algún momento antes de la próxima Navidad.

Conclusión:

Hacerse vegan no cambia el hecho de que queremos pasar la Navidad con la gente que queremos, disfrutando de nuestras tradiciones y comiendo bien. Lo que ocurre es que queremos hacer todo eso sin causar sufrimiento ni contribuir de forma desproporcionada al deterioro del clima. Las personas veganas creen en un mundo más amable para todes, y viven de acuerdo con esos principios, ¿y no es eso también lo que pretende la Navidad?

Prueba el veganismo

Prueba el veganismo durante 31 días

Prueba el veganismo