¿Qué es la pesca sostenible y por qué es importante?

Turtle
Photo by Wexor Tmg on Unsplash

Tiempo estimado de lectura: 8 minutos

Gracias al impactante documental de Netflix Seaspiracy, se ha producido un cambio radical en nuestra forma de pensar sobre los océanos. Por primera vez se ha puesto al descubierto el alcance de los daños causados a los animales acuáticos, a los ecosistemas y hábitats marinos, y las repercusiones en la degradación del clima. Más personas que nunca se preguntan: ¿existe la pesca sostenible y, si no es así, qué podemos hacer?

¿Qué es la pesca sostenible?

La “pesca sostenible” es un término de la industria que simplemente significa no matar a todos los peces ahora, sino dejar algunos para matarlos después. Se basa en la explotación continuada de lo que en Million Dollar Vegan vemos como un ecosistema biodiverso con valor intrínseco, y lo que la industria ve como nada más que un recurso. La “pesca sostenible” sigue dañando el medio ambiente acuático, se suma a la contaminación por plásticos, alimenta el cambio climático, crea graves desequilibrios ecológicos y hace que miles de millones de criaturas sensibles tengan una muerte prolongada y dolorosa. Paul Watson, fundador de Sea Shepherd, afirma: “La pesca sostenible es un fraude. Es un término de marketing que en realidad significa “como de costumbre””.

¿Cómo medir la sostenibilidad de la pesca?

Los científicos realizan evaluaciones de las “poblaciones” para determinar a qué nivel se puede seguir “cosechando” cada especie. La terminología de la industria considera a los océanos y a sus habitantes como mercancías explotables, sin tener en cuenta a los individuos, las comunidades y los hábitats destruidos. Las poblaciones de peces se miden y evalúan y, en muchas partes del mundo, quedan sujetas a cuotas. Eso significa que se puede capturar legalmente un peso específico de cada especie. Por supuesto, las redes de los barcos arrastreros capturan todo y a todos a su paso. Por lo tanto, ¿podemos estar seguras de que estas empresas multimillonarias cumplen las normas? La ONU exige que los barcos arrastreros informen de sus capturas en un esfuerzo por identificar las capturas accidentales, pero investigaciones recientes demuestran que millones de toneladas de peces han quedado sin declarar en los últimos 50 años. En el mar, todo se vale.

En Seaspiracy, el director general de una empresa que certifica que el atún es “respetuoso con los delfines” dijo que tienen que aceptar la palabra de los capitanes de los barcos de que no se han capturado delfines, y que aunque los observadores rara vez están a bordo, cuando lo están, pueden ser sobornados. Tal vez no sea de extrañar que el número de delfines en la actualidad sea sólo el 13% del que había antes de 1980.

Poblaciones de peces sostenibles

En 1974, se decía que el 90% de las poblaciones mundiales de peces eran “sostenibles”. En 2017, esta cifra se redujo al 65,8%. Esto se debe a que el consumo mundial de pescado per cápita se ha duplicado desde la década de 1960 y la población humana ha crecido considerablemente. Más personas en el planeta comiendo más pescado que nunca ha sido un desastre para los océanos.

Hoy en día, un tercio de las poblaciones de peces con valor económico están sobreexplotadas, y por el camino estamos llevando a la extinción a especies que no son objeto de pesca. Las redes de pesca no discriminan: matan a las especies raras junto a las abundantes.

Y cuando eliminamos grandes cantidades de peces del complejo e intrincado ecosistema acuático, desencadenamos cambios significativos en las poblaciones de las especies que se alimentan de ellos, o que son su alimento. Por ello, los océanos están colapsando, y por eso no existe una industria pesquera sostenible.

Minimizar el impacto ambiental

En todo el mundo, los métodos de pesca causan estragos en el medio ambiente. La pesca de arrastre de fondo es el método más utilizado por la industria y también el más destructivo. La mayoría de las especies que se consumen habitualmente – bacalao, eglefino, solla, lenguado y merlán – se capturan de este modo. Grandes redes -algunas tan grandes como para que quepan diez aviones Boeing 747 en su interior- son arrastradas por el fondo marino. El peso de las redes deja cicatrices en el fondo marino que tardan siglos en curarse, si es que se recuperan. Además, un estudio de 2012 descubrió que la pesca de arrastre de fondo altera fundamentalmente la química y la geología de los hábitats de sedimentos blandos, cambiándolos para siempre. Los arrecifes de coral son especialmente vulnerables a la pesca de arrastre. El investigador Jason Hall-Spencer, de la Universidad de Plymouth, afirma: “No importa a qué océano vayas, estos hábitats están siendo destrozados por las flotas pesqueras internacionales”.

Teniendo en cuenta que, a nivel mundial, alrededor de una cuarta parte de los productos del mar capturados en estado salvaje proceden de la pesca de arrastre de fondo, lo mejor que podemos hacer para minimizar el daño al océano es dejar de comer vida marina.

¿Qué pasa con la pesca?

La pesca comercial causa un daño inmenso al medioambiente, mata la vida silvestre a una escala inimaginable y es un contribuyente clave al colapso del clima. Es una industria a la que debemos poner freno antes de que sea muy tarde. Los gobiernos no están actuando en esta cuestión vital, por lo que nos corresponde a nosotros, como consumidores, elegir sabiamente.

Evitar la modificación del hábitat

Los barcos arrastreros de fondo no sólo destruyen los arrecifes de coral, sino todo el paisaje submarino. El fondo del océano no es plano. Se calcula que hay unos 50.000 montes submarinos -montañas sumergidas que se elevan un kilómetro o más sobre el lecho marino-, así como colinas y montículos. Los arrastreros los atraviesan, destruyendo estos hábitats y cambiando el paisaje para siempre.

Cambiar el equilibrio del ecosistema

Cuando se elimina un gran número de peces de una zona, se produce un efecto dominó que cambia todo el ecosistema. Los grandes depredadores que dependían de esos peces desaparecen y sus presas se vuelven más numerosas. Esto, a su vez, diezma las poblaciones de peces más pequeños de la cadena. Los océanos pagan un alto precio por nuestra codicia.

Combatir el cambio climático

El océano es vital para nuestro futuro mientras intentamos frenar la catástrofe climática que ya está en marcha. En 2019, el Fondo Monetario Internacional (FMI) calculó la cantidad de dióxido de carbono absorbida por los microorganismos del mar. Su informe afirmaba: “Calculamos que esto equivale a la cantidad de dióxido de carbono (CO2) capturada por 1,70 billones de árboles: el valor de cuatro bosques amazónicos”. El estudio también concluyó que la protección de ballenas, delfines, tiburones y otras grandes criaturas marinas es más importante que la plantación de árboles porque estos animales acumulan carbono en sus cuerpos a lo largo de sus largas vidas. Cuando mueren, se llevan ese carbono al fondo del océano, donde se almacena durante siglos. Pero la industria pesquera mata cada año a millones de estos animales “accidentalmente” como capturas accidentales. Y los arrastreros que destruyen el ecosistema liberan aún más carbono: tanto como toda la industria de la aviación, según un estudio de 2021.

Controlar la contaminación de los océanos

Todos hemos visto esas terribles imágenes de mamíferos oceánicos, peces y aves marinas muertos por el plástico, ya sea porque se lo comieron y quedó en su interior, o porque se enredaron en él. Hemos escuchado a quienes nos dicen que los popotes de plástico son el problema y hemos cambiado nuestro comportamiento. Pero los popotes de plástico no son el mayor problema, ni mucho menos. El Gran Parche de Basura del Pacífico, por ejemplo, es en su mayor parte equipo de pesca perdido o arrojado.

Reducir las enfermedades y las toxinas

Alrededor de la mitad de los peces que se consumen en la actualidad proceden de piscifactorías, pero la acuicultura no es la respuesta a los daños medioambientales causados por la pesca de arrastre en los océanos. Según Tommy Leung, de la Universidad de Nueva Inglaterra: “El entorno del cultivo intensivo – animales estresados y genéticamente homogéneos hacinados en condiciones de alta densidad – es prácticamente una receta para cultivar parásitos altamente hostiles”. Algunos ecologistas creen que la piscicultura puede haber creado involuntariamente un experimento global sobre la evolución de los patógenos.

Las toxinas que se administran para intentar combatir los brotes de enfermedades también provocan una grave contaminación en la naturaleza. En Escocia, uno de los mayores productores de salmón atlántico de piscifactoría del mundo, la contaminación de las piscifactorías causa un daño generalizado a la fauna. En 2020, un informe reveló que la contaminación de los lagos escoceses por un pesticida tóxico utilizado por las piscifactorías había aumentado un 72% en un año. Se sabe que este producto químico mata a la fauna marina.

La piscicultura sostenible, ¿es posible?

No. Los peces de las piscifactorías se alimentan de peces capturados en la naturaleza, por lo que la acuicultura es una causa clave del colapso de los océanos.

Datos y estadísticas de la pesca sostenible

  • Hay 4,6 millones de buques de pesca comercial en el mundo
  • 300.000 ballenas y delfines mueren cada año a causa de las capturas accidentales
  • Alrededor del 40% de los peces capturados en todo el mundo lo son de forma involuntaria y se devuelven moribundos o se dejan morir a bordo
  • Seis de las siete especies de tortugas están amenazadas o en peligro debido a la pesca
  • El 46% del Gran Parche de Basura del Pacífico está formado por redes de pesca
  • Sólo el cinco por ciento de los océanos del mundo están protegidos, pero en casi todas estas zonas “protegidas” se sigue permitiendo la pesca
  • Hasta el 38% de la deforestación de los manglares se debe a la cría de camarones
  • El océano es el mayor sumidero de carbono del planeta
  • En algunas partes del mundo se sigue utilizando la dinamita para pescar a pesar de que destruye los arrecifes de coral
  • La industria pesquera mundial recibe 35.000 millones de dólares en subvenciones
  • Cuando se trata de evitar las extinciones masivas, la pérdida de biodiversidad, el colapso catastrófico del clima y la degradación del medio ambiente, no existe una industria pesquera comercial sostenible

¿Qué puedes hacer?

Sólo hay una cosa que debemos hacer para evitar este daño y proteger nuestros océanos: Tenemos que dejar de comer vida marina. Afortunadamente, hay muchos productos de imitación que tienen el mismo sabor pero sin las implicaciones ecológicas y éticas.

Conclusión

La industria pesquera comercial está fuera de control. Está vaciando imprudentemente los océanos de peces, destruyendo hábitats y ecosistemas irremplazables, contaminando las aguas del mundo con plástico e impulsando el cambio climático. Y todo esto lo pagamos nosotros cuando compramos pescado, e indirectamente a través de nuestros impuestos que subvencionan esta industria.

Los gobiernos deben actuar, y nosotros debemos exigirles que rindan cuentas. Todos quienes podemos elegir lo que compramos y comemos, podemos acabar con esta destrucción eligiendo alimentos de origen vegetal.

Prueba el veganismo

Prueba el veganismo durante 31 días

Prueba el veganismo