Pandemia y granjas industriales: ¿Comer carne es un riesgo?

Pigs in a factory farm

La pandemia del coronavirus ha encendido un foco cegador sobre cómo las actividades humanas están poniendo en peligro nuestro propio futuro. Investigadores y académicos nos han estado diciendo durante décadas que lo que comemos y la forma en que criamos animales representa una amenaza muy real para nuestra salud. Cazar, atrapar, enjaular, cultivar, explotar, comerciar, sacrificar, matar y comer animales crea y propaga enfermedades infecciosas. También impulsa el desastre ecológico. Si queremos un futuro en nuestro hermoso planeta, hay algunas lecciones que debemos aprender, y algunos cambios que debemos hacer lo antes posible.

¿QUÉ ES LA GANADERÍA INDUSTRIAL?

El término «cría industrial» denota un sistema altamente intensivo que cría, engorda y sacrifica grandes cantidades de animales para maximizar las ganancias y minimizar los costos. Bajo este sistema, los animales, criaturas sensibles y que respiran, son tratados como si no fueran más que objetos en una línea de fábrica.

Los granjas rurales que vimos por primera vez en los libros infantiles todavía se usan en campañas de marketing, pero ya no existen. Hoy en día, casi todos los animales de granja en los Estados Unidos, y en la mayoría de los demás países del mundo, también se crían dentro de gigantescas granjas industriales.

Pollos, pavos, patos y gansos se mantienen dentro de almacenes que albergan a decenas de miles de aves. Viven toda su vida sin acceso a la tierra, el aire o el sol. Debido a que han sido criados para crecer lo más grande posible lo más rápido posible, sus corazones no pueden con ese ritmo de crecimiento y sus huesos se rompen con demasiada facilidad por su peso creciente.

Las cerdas están enjauladas durante sus embarazos solo para que les quiten a sus crías. Estos animales limpios, inteligentes y curiosos son inseminados y criados repetidamente hasta que dejan de ser fértiles. Luego, después de años de tormento físico y psicológico, son transportados en camiones hacia su muerte.

Las vacas pueden mantenerse al aire libre con mayor frecuencia que otros animales de granja, pero hay poco en sus vidas que les merezca la pena. Pueden ser marcadas en su piel y quitarles sus cuernos, lo cual es doloroso, y la cojera también es común. Para los animales utilizados en la producción de lácteos o como máquinas de cría, existe la inestabilidad emocional de que se les quite a sus crías poco después del nacimiento.

Para mantener vivos a los animales de todas las especies en estas terribles condiciones, y también para obligarlos a crecer aún más rápido, se les administra una variedad de medicamentos que incluye antibióticos. El uso excesivo e imprudente de estas drogas conlleva que los patógenos se vuelven resistentes a ellas. Cuando criamos animales de granja, simultáneamente, creamos enfermedades y eliminamos nuestra capacidad de combatirlos.

LAS SIMILITUDES ENTRE MERCADOS HÚMEDOS Y GRANJAS INDUSTRIALES

Recientemente, personas de todo el mundo se han dado cuenta de la existencia de mercados húmedos: grandes espacios de puestos al aire libre que venden mariscos frescos, carne, frutas y verduras. Algunos mercados húmedos también venden y sacrifican animales vivos, algunos de ellos criados, otros salvajes. En estos lugares estrechos, los animales vivos, estresados, ​​están muy juntos. La sangre, la saliva y otros fluidos se mezclan, las gotitas en el aire se inhalan y las enfermedades pasan de un animal a otro, de una especie a otra.

Hay similitudes reales entre los mercados húmedos y las granjas industriales, donde los animales vivos estresados ​​están junto a sus compañeros muertos y moribundos. En esas condiciones estrechas y escuálidas, los patógenos pasan fácilmente de un huésped a otro. No es de extrañar que, tanto las granjas industriales como los mercados húmedos, se consideren zonas peligrosas para infecciones emergentes.

¿LAS GRANJAS INDUSTRIALES SON CALDO DE CULTIVO PARA LA PANDEMIA?

Sí. Los investigadores advierten que la ganadería industrial, que implica el uso excesivo de antibióticos, un alto número de animales y una baja diversidad genética, es el ambiente perfecto para la propagación de patógenos.

Hasta la fecha, las enfermedades que surgieron de las granjas industriales no han mutado para ser altamente infecciosas y tener una alta tasa de mortalidad en las personas. Hemos tenido suerte. Los virus que mataron con facilidad no se han extendido rápido; aquellos que se han extendido a más velocidad no han sido suficientemente poderosos como para matar a un gran número de personas. Pero cualquier día, en cualquier país, podría surgir un nuevo virus que tenga ambas características. Los expertos dicen que sucederá, solo se trata de cuando. Todos los ojos están fijos en la miserable sopa de patógenos que burbujea dentro de las granjas industriales de cerdos y pollos.

Las pandemias han venido de granjas industriales.

Hay buenas razones para estar preocupados. Dos virus pandémicos recientes ya han surgido de granjas industriales. En 2007, el virus de la gripe aviar H5N1 se extendió por todo el mundo, matando aves y personas. Si bien mató a alrededor del 60 por ciento de las personas infectadas, no se transmite fácilmente de persona a persona, por lo que, afortunadamente, el número de personas que murieron se mantuvo bajo.

Luego, en 2009, llegó la gripe porcina H1N1, que según el análisis genético había surgido de un virus que circulaba en cerdos norteamericanos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estiman que, de abril de 2009 a abril de 2010, hubo 60.8 millones de casos, 274,304 hospitalizaciones y 12,469 muertes en los Estados Unidos. A nivel mundial, se cree que entre 123,000 y 200,000 personas pueden haber muerto como resultado de la pandemia de H1N1.

Ni la gripe aviar ni la gripe porcina han desaparecido. Estos virus continúan circulando. Por ahora, el daño que hacen es limitado, pero están a solo una o dos mutaciones de ser mucho más graves.

LA LEY DE REFORMA DEL SISTEMA AGRÍCOLA PUEDE REDUCIR LOS RIESGOS DE PANDEMIA ZOONÓTICA

En diciembre de 2019, el senador de Nueva Jersey, Cory Booker, presentó la Ley de Reforma del Sistema Agrícola. Si tiene éxito, esta legislación audaz pondrá fin a la cría industrial en operaciones de alimentación animal concentrada de tamaño industrial (CAFO). También pondrá fin al uso excesivo de antibióticos y muchas de las mutilaciones impactantes pero rutinarias que los animales de granja deben soportar, al tiempo que impone normas medioambientales más estrictas y responsabiliza a las empresas cárnicas por el daño que causan. No podría ser más importante.

Puedes apoyar esta legislación poniéndote en contacto con sus representantes hoy, a través de una de estas organizaciones de campaña:

LA GANADERÍA INDUSTRIAL Y EL PROBLEMA URGENTE DE RESISTENCIA A LOS ANTIBIÓTICOS

Debido a que las granjas industriales son fábricas de enfermedades, a los animales se les administra una variedad de medicamentos, solo para mantenerlos vivos el tiempo suficiente para enviarlos al matadero. Aun así, millones mueren en las granjas masivas cada año, sin cuidados.

Los antibióticos son realmente drogas maravillosas. Antes de que fueran descubiertos, hace poco más de 100 años, las infecciones simples nos mataban y, sin embargo, hemos abusado de estos preciosos medicamentos que salvan vidas al utilizarlos al por mayor a animales de granja.

Las drogas funcionan al principio, pero si solo unos pocos microbios tienen los genes para resistirlos, las cosas pueden cambiar muy rápido. Las bacterias que sobreviven se multiplican y transmiten su resistencia a un número cada vez mayor de bacterias. Los segmentos de ADN que confieren esta resistencia a los medicamentos pueden moverse de un huésped a otro y de una especie a otra. Surgen enfermedades que no pueden controlarse con antibióticos: enfermedades como MRSA y ciertas cepas de E. coli y salmonella.

La imprudencia de desperdiciar antibióticos como esta es obvia. Cada año en los EE. UU., al menos 2,8 millones de personas contraen una infección resistente a los antibióticos, y mueren más de 35 000 personas. Esto solo empeorará si continuamos encarcelando animales dentro de granjas industriales.

CÓMO REDUCIR EL RIESGO DE PANDEMIA

Cuando llega la enfermedad, aquellos que son fuertes y saludables están en mejores condiciones para combatirla. El Comité de Médicos para la Medicina Responsable dice que hay evidencia de que la nutrición y otras medidas de estilo de vida influyen en la fuerza inmune y la susceptibilidad a enfermedades infecciosas. Su recomendación es comer una dieta baja en grasas y basada en plantas.

Explican: «El sistema inmune depende de los glóbulos blancos que producen anticuerpos para combatir bacterias, virus y otros invasores. Se ha demostrado que los veganos tienen glóbulos blancos más efectivos en comparación con los no veganos debido a una alta ingesta de vitaminas y una baja ingesta de grasas».

«Mantener un peso saludable también puede beneficiar al sistema inmunitario. La obesidad se ha relacionado con un mayor riesgo de influenza y otras infecciones como la neumonía. Las dietas basadas en plantas son efectivas para perder peso, ya que son ricas en fibra, lo que ayuda a sentirse satisfecho, sin agregar calorías adicionales. La fibra también puede reducir el IMC, que está relacionado con una inmunidad mejorada.»

Además, los estudios han demostrado que las frutas y verduras proporcionan nutrientes, como el betacaroteno, la vitamina C y la vitamina E, que pueden aumentar la función inmune. Cuantas más frutas y verduras comamos, y menos carne, huevos y lácteos, mejor.

¿CÓMO PODEMOS CONSTRUIR UN MEJOR SISTEMA ALIMENTARIO POST-CORONAVIRUS?

Ahora estamos en una posición única para realizar cambios no solo que protegerán nuestra propia salud, sino que reducirán significativamente la probabilidad de otra pandemia global y protegerá la vida de las personas que amamos. Y, aunque nos centramos en los virus y otros agentes patógenos, debemos recordar que la degradación climática, la deforestación y la contaminación no han desaparecido. Estos son problemas enormes e interconectados, pero hay una acción simple y poderosa que podemos tomar que ayuda a abordarlos a todos: cambiar a una dieta basada en plantas.

El Dr. Michael Greger, autor más vendido del New York Times de Cómo no morir, así como de Gripe aviar: un virus de nuestra propia eclosión y Cómo sobrevivir a una pandemia dice: «No hay priones en las plantas; no se puede contraer coronavirus de una coliflor, y no hay gripe en la producción de falafel. Podemos tomar medidas para prevenir la próxima pandemia y, para hacerlo, no necesitamos buscar más allá de nuestros propios platos».

Entonces, mientras presionamos a los gobiernos para que introduzcan cambios, comenzando con una prohibición de la ganadería industrial, también debemos considerar nuestro propio papel en estas catástrofes ambientales y de salud global, y reconocer que si continuamos comiendo carne, sabiendo lo que sabemos, no podemos echarle la culpa a otra parte.

CONCLUSIÓN

El coronavirus ha tenido un profundo efecto en todos nosotros. Ha cambiado la forma en que pensamos, cómo nos comportamos y lo que sabemos sobre nuestro lugar en este mundo. Además, nos ha mostrado lo que puede suceder cuando destruimos hábitats, llevamos animales salvajes a las ciudades y tratamos a todos los animales sin tener en cuenta su bienestar. El coronavirus se ha cobrado muchas víctimas y ha robado a nuestros seres queridos, pero tal vez, si somos inteligentes, nos habrá salvado de una calamidad aún mayor.

Tenemos un planeta hermoso y confiamos en él para todo: para el aire que respiramos, el agua limpia que bebemos y los alimentos saludables que nos sostienen. De alguna manera, hemos perdido de vista lo que es importante.

Pero ahora sabemos que librar una guerra contra el medio ambiente y los animales no humanos también tiene un efecto devastador en nuestras vidas. Sabemos que la tala de grandes extensiones de bosque contribuye al cambio climático y pone a los patógenos en contacto con las personas. Sabemos que encerrar a los animales dentro de las granjas industriales genera enfermedades y crea inmensas cantidades de desechos que envenenan nuestras vías fluviales y crean zonas muertas en los océanos. Sabemos que cuando comemos carne, estamos apoyando un sistema que es malo para el planeta, malo para los animales y malo para nosotros. Entonces, ahora que tenemos más información, debemos esforzarnos para hacer lo mejor.

Evanna Lynch, actriz de Harry Potter y finalista de Dancing with the Stars, dice: «No podemos destruir hábitats, atrapar, comerciar, enjaular y matar animales salvajes y no esperar consecuencias. Del mismo modo, no podemos encerrar a miles de millones de animales en granjas industriales miserables y esperar que se mantengan saludables. La Covid-19 nos ha demostrado que nuestro futuro está conectado con el de ellos, y al mostrarles compasión, podríamos salvarnos a nosotros mismos».

Obtén más información sobre cómo cambiar a una alimentación basada en plantas con nuestro nuestra guía de iniciación al veganismo. También tendrás acceso a nuestra guía de salud y nutrición, y algunas de nuestras recetas favoritas.

Prueba el veganismo

Prueba el veganismo durante 31 días

Prueba el veganismo