Los Veteranos

Estados Unidos está clasificado como el país más patriótico del mundo,¹ conocido mundialmente por el sentido de orgullo nacional y devoción por su país. Entre los más patriotas están los veteranos, quienes han arriesgado todo para defenderlo.

Un número cada vez mayor de veteranos estadounidenses está optando por cambiar su alimentación a una basada en plantas, y cada uno tiene sus propias razones. Creemos que hacerse vegano es un acto de patriotismo.

Llevar una alimentación a base de plantas ayuda a mejorar la salud, lo que mantiene bien a nuestros seres queridos, reduce la dependencia del sistema de salud y aumenta nuestra economía. ¡Existen tres grandes razones para intentarlo!

También nos ayuda a alimentar a más personas. Producir lácteos, huevos y carne es un desperdicio de recursos, ya que se necesitan más calorías para producir estos productos que las que recibimos al comerlos. Los productos de origen animal también son caros, y con el 13.4 por ciento de los estadounidenses que viven en la pobreza2 y 1.4 millones de veteranos estadounidenses en hogares que usan el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP),3 es esencial proporcionar alimentos para todas las personas.

Los patriotas no intimidan a los más débiles, ni explotan a los más vulnerables. Miles de millones de animales sufren innecesariamente en corrales de engorde, granjas industriales y mataderos. Podemos ser mejores personas. Cuando nos volvemos veganos, nuestras acciones se alinean con nuestra moral, y eso nos da razones para estar orgullosos.

El patriotismo se trata de amar a nuestro país y, sin embargo, la cría de animales es responsable de los sucesos de contaminación masiva de aire, vías fluviales y tierra. También contribuye significativamente a la deforestación, la pérdida de especies, las zonas muertas en el océano y las emisiones de gases que afectan nuestro clima. Por el contrario, la producción y el consumo de plantas es mucho más amable con nuestro país.

Probar el veganismo en enero

Aceptar el desafío