Industria láctea: ¿qué es? ¿Cómo funciona una granja lechera?

Dairy farming in France
Granja lechera en Francia. Crédito: L214

¿Qué podría ser más natural que un ser humano adulto, completamente destetado, bebiendo leche materna proveniente de una especie diferente? Cuando se explica así, suena un poco extraño, ¿cierto? Entonces, ¿cómo es que se normalizó tanto beber leche de vaca? ¿Es natural? ¿Y por qué no bebemos leche de perros o de alces, o de ballenas? Después de todo, también producen leche para sus crías. Tan pronto como comienzas a preguntarte por qué bebemos leche, surgen mil preguntas más.

Historia de la industria láctea

Los humanos no siempre bebieron leche de otra especie. Después de la niñez (que es cuando todos los demás mamíferos dejan de beber leche), nuestros antepasados simplemente no la podían digerir, e incluso hoy en día, la mayoría de los adultos en todo el mundo todavía no producen la enzima lactasa que se necesita para digerir el azúcar de la leche: la lactosa.

Sin embargo, la mayoría de los europeos tienen este gen, que en el homo sapiens surgió hace unos 7.500 años. Con la capacidad de digerir la sustancia blanca sin enfermarse, su salud mejoró, en gran parte, por dos razones. En primer lugar, significaba que las comunidades ya no dependían tanto de los cultivos que podían fallar y, en segundo lugar, era menos probable que la leche los dañara que el suministro de agua local contaminada.

La coevolución de la tolerancia a la leche y la industria láctea fueron de la mano hasta hoy, cuando existen 264 millones de vacas en las granjas lecheras en todo el mundo. Y, sin embargo, casi el 100 % de las personas con ascendencia asiática, africana y nativa americana desarrollan intolerancia a la lactosa en la edad adulta, mientras que en las comunidades negras, la incidencia supera el 70 %. Quienes consumen lácteos pueden experimentar hinchazón, diarrea y calambres abdominales, y es posible que ni siquiera sepan cuál es la causa.

¿Qué está pasando? ¿Por qué hay tantas vacas y tanta leche cuando tan poca gente puede digerirla? La respuesta se puede encontrar en las frases «vaca de dinero» y «oro blanco». Así es. La leche se comercializa agresivamente entre las personas, a pesar de que los enferma, porque otros ganan dinero con ella.

¿Qué es la industria láctea?

Está utilizando y explotando los sistemas reproductivos de las vacas (y menos comúnmente de ovejas y cabras), para producir un producto en masa que se vende para el consumo.

Entonces, ¿por qué ordeñamos vacas y no perros, alces o ballenas? No tiene nada que ver con el sabor o la conveniencia del producto. Es solo que las vacas son más grandes y, por lo tanto, producen más leche que los perros, y son más fáciles de domesticar que los alces o las ballenas. Es realmente así de simple.

¿Cómo funciona una granja lechera?

Las vacas no producen leche de forma natural. Como todos los mamíferos, primero deben quedar embarazadas y la leche materna que producen sus cuerpos está destinada a alimentar a sus crías. Para asegurar una producción casi constante, las vacas de granja son embarazadas repetidamente mediante inseminación artificial. Se crían de forma selectiva para obtener una producción de leche óptima, a pesar del costo que esto supone para los animales: las ubres dolorosamente distendidas, las infecciones de los pezones y la cojera son comunes en las granjas lecheras modernas. Aún así, nunca estamos satisfechos. Queremos cada mililitro de leche de cada vaca y no podemos guardar ni una gota para el ternero para el que se hizo la leche. Además, lo que queremos es la leche, no el bebé, por lo que los animales jóvenes son separados de sus madres poco después del nacimiento para que no beban ese valioso líquido. Tanto la madre como la cría lloran durante días por esta devastadora separación, como cualquier madre e hijo harían.

Las hembras recién nacidas pueden ser separadas y aisladas dentro de una jaula incapaces de acariciar a sus madres con sus hocicos o encontrar consuelo en una manada. Están solas, a menudo encadenadas y solo pueden pararse o acostarse hasta que tengan la edad suficiente para ser preñadas y ordeñadas.

Los machos, obviamente, no pueden producir leche y como no son la raza adecuada para desarrollar músculo para la carne de res, los granjeros no desperdiciarán alimento en ellos. En cambio, se pueden criar para la carne de ternera: los encadenan dentro de cajas y mantienen permanentemente débiles, por lo que su carne es pálida y tierna. O pueden recibir un disparo en la cabeza el primer día de vida.

Es un régimen brutal.

¿Dónde es más común la industria láctea?

India tiene el mayor número de vacas lecheras: casi 60 millones. Europa tiene el segundo mayor número, y luego vienen Brasil y Estados Unidos.

Aunque India tiene la mayor cantidad de vacas, la Unión Europea produce colectivamente el doble de leche. Estados Unidos ocupa el segundo lugar, con poco menos de 100 millones de toneladas métricas de leche producidas cada año.

¿Cuántas granjas lecheras hay en los Estados Unidos?

A pesar del aumento de la producción, la cantidad de granjas lecheras en los EE.UU. ha disminuido significativamente. Esto se debe, en gran parte, a que las granjas son cada vez más grandes y más industriales y tienen más vacas en cada una de ellas.

Hoy en día, hay más de 60.000 granjas lecheras en los Estados Unidos, la mayoría situadas en Wisconsin. California, sin embargo, tiene más vacas y produce la mayor cantidad de leche, seguida de Wisconsin, Idaho, Nueva York y Texas.

Dado que la granja lechera promedio tiene pérdidas financieras, toda esta industria sobrevive sólo gracias a subsidios. En otras palabras, quienes pagan impuestos están cobrando el cheque a pesar de que el 65 % de la población no puede digerir el producto.

¿Cuáles son las desventajas de la industria láctea?

¿Por dónde empezar?

La producción lechera es una de las industrias más dañinas para el medio ambiente del planeta por múltiples razones. La primera es que las vacas que se utilizan para su leche (y carne) son impulsores clave del colapso climático. Esto se debe a que, tanto ellos como su estiércol, generan una gran cantidad de metano, que produce 21 veces más calentamiento que el CO2. Sorprendentemente, las compañías lácteas más grandes del mundo tienen las mismas emisiones combinadas de gases de efecto invernadero que el Reino Unido, la sexta economía más grande del mundo.

La industrialización de la producción lechera supone que estos animales de pastoreo ya no pastan, sino que su comida se fabrica y procesa en otro lugar y se transporta hasta ellos. Ese alimento contiene soja, gran parte de ella cultivada en tierras deforestadas, incluido el Amazonas. En total, el 80 % de la cosecha de soja del mundo se destina a alimento para animales de granja, lo que hace que la agricultura animal sea un factor clave de la deforestación y la destrucción de la vida silvestre.

Millones de animales grandes de granja que comen mucha comida significan que, inevitablemente, también haya mucho estiércol. Una granja lechera de 2.000 vacas, por ejemplo, genera más de 240.000 libras de estiércol al día (casi 109.000 toneladas). Si multiplicamos este número por los nueve millones de vacas lecheras criadas en los EE. UU., es obvio que esto es demasiado estiércol para esparcirlo en la tierra como fertilizante. En cambio, se almacena en «lagunas», pero con demasiada frecuencia se filtra o se derrama accidentalmente (a veces, tal vez, deliberadamente) y sus efectos son devastadores. Envenena el aire y causa problemas respiratorios en las personas que viven cerca, y llega a la tierra y las vías fluviales donde su impacto es catastrófico.

Según la EPA, el exceso de nutrientes de la agricultura, incluidos los fertilizantes químicos y el abono lácteo, es una fuente importante de contaminación del agua en los EE. UU. El nitrógeno y el fósforo contenidos en el estiércol provocan la proliferación de algas que dan como resultado zonas muertas privadas de oxígeno donde no hay vida que pueda sobrevivir. Estas zonas muertas están creciendo tanto en número como en tamaño, y no es de extrañar. El estiércol de 200 vacas lecheras produce tanto nitrógeno como las aguas residuales de una comunidad de 5.000 a 10.000 personas. Entonces, los nueve millones de vacas lecheras de Estados Unidos producen el mismo nitrógeno residual que entre 225 y 450 millones de personas.

Además de afectar la salud respiratoria de los trabajadores y residentes locales, de que nuestros impuestos apuntalan a esta industria que daña el medio ambiente y de que enferma a tanta gente que la consume, los productos lácteos afectan a las personas de otra manera importante: cuando producimos leche en exceso, estamos desperdiciando imprudentemente la tierra, el agua, los alimentos y el tiempo de los agricultores. ¿Estos recursos vitales no serían mejor utilizados en la producción de alimentos nutritivos de origen vegetal que sean sostenibles y esenciales para una salud óptima?

En lugar de ubicar estas industrias dañinas basadas en animales entre comunidades pobres y desatendidas, a menudo habitadas predominantemente por personas de color, ¿no sería mejor cultivar alimentos vegetales saludables que puedan cosecharse y estar disponibles localmente? «Desiertos alimentarios» es un término que se usa comúnmente para las áreas donde hay escasez de alimentos asequibles y saludables, pero los activistas por la justicia alimentaria en cambio hablan de «segregación alimentaria», ya que este problema se relaciona directamente con un racismo sistémico inherente al sistema alimentario.

Son muchas las cosas perjudiciales de la industria láctea, y eso incluso antes de que hablemos de las vacas mismas.

¿Cómo son tratadas las vacas en las granjas lecheras?

Las vacas son tratadas como si fueran maquinaria inanimada: abres un grifo y sale la leche.

Como sabemos, las vacas producen leche solo cuando están embarazadas, ya que su leche materna está destinada a sus bebés. Cada día que se retrasa el embarazo es un día de pérdida de leche, por lo que el embarazo no se deja al azar. Las vacas son inseminadas artificialmente, lo que implica que una mano humana ingrese al ano de la vaca para manipular la posición de su cuello uterino, mientras que la otra mano inserta un tubo de semen en su vagina. De pronto, la leche no parece tan saludable, ¿verdad?

Cuando los bebés nacen, se los separa de sus madres para que no beban la leche que se hizo para ellos. Las vacas muestran una angustia extrema por esta separación, a menudo gritando de dolor como lo haría cualquier madre. Se sabe que las vacas se escapan de las granjas y recorren kilómetros en busca de sus terneros, tal es la fuerza de su determinación y amor. Y piensa en los propios terneros. Los recién nacidos necesitan a sus madres y, sin embargo, los toman a la fuerza y los matan o los aíslan. Sus madres sólo pueden mirar y gritar para que esto se detenga, pero sucederá una y otra vez, ya que esa es la única forma de mantener la leche fluyendo.

En las CAFO, a las vacas que son, naturalmente, animales que pastorean y que tienen cuatro áreas distintas del estómago para ayudarles a digerir la hierba, se les niega el acceso a los pastos. También se les niega la estimulación, y no tienen nada que hacer en todo el día más que estar de pie, comer y ser ordeñadas. Y sufrir. Estar parado no es indoloro cuando uno considera que la prevalencia de la cojera en las granjas lecheras de Estados Unidos es de hasta el 55 %.

Y hay un precio biológico inmenso que pagar por estar casi constantemente embarazada mientras se ordeña simultáneamente. No es de extrañar que las vacas se descompongan cuando aún son muy jóvenes. Cuando ya no pueden producir tanta leche como se les exige, son transportados en camiones al matadero. No es un problema para el ganadero, ya que siempre hay muchas terneras que pueden ocupar el lugar de sus madres hasta que ellas también colapsan bajo la tensión emocional, psicológica y física de ser una vaca lechera.

¿La industria láctea es cruel?

La industria láctea es cruel porque las vacas sufren físicamente. Además de la cojera, existe una alta incidencia de mastitis clínica, una infección dolorosa de los pezones causada generalmente por bacterias transmitidas durante el proceso de ordeño o al vivir en un entorno sucio. Es tan común que ocurre en todos los rebaños lecheros. La mastitis es sin duda dolorosa, pero cada día esos mismos pezones infectados se insertan en una maquinaria para extraer su leche.

La ganadería lechera es cruel porque las vacas sufren psicológicamente. Las vacas son seres inteligentes y sintientes, con personalidades individuales, la capacidad de aprender y mostrar memoria a largo plazo. Incluso recuerdan a quienes los han manejado con rudeza. Las vacas tienen necesidades y deseos, pero en las intensivas granjas modernas no se les ofrece nada que haga que sus vidas valgan la pena.

La ganadería lechera es cruel porque las vacas sufren emocionalmente. ¿Hay algo más cruel que obligar a alguien a quedarse embarazada y luego robarle al bebé para poder cosechar su leche? En términos simples, la producción láctea parece sacada de The Handmaid’s Tale (El Cuento de la Criada).

La producción lechera debe figurar entre las industrias más crueles del planeta.

Datos sobre la industria láctea

Aquí hay diez cosas que quizás no sepas sobre la industria láctea.

  1. La industria de la carne de ternera está indisolublemente ligada a la industria láctea. Si odias la idea de que un animal bebé sea confinado, encadenado, mantenido deliberadamente débil y anémico y sacrificado joven, no es suficiente boicotear la ternera. También necesitas boicotear la leche.
  2. En algunos estados todavía es legal quitarles la cola a las vacas lecheras. Una encuesta de 113 lecherías del centro norte y el noreste de los Estados Unidos encontró que el corte de cola se practicaba en el 82.3 por ciento de las lecherías.
  3. Los puestos de amarre, donde las vacas pueden estar atadas continuamente, son la principal forma de alojamiento en el 39 por ciento y el 75 por ciento de las granjas lecheras de Estados Unidos y Canadá, respectivamente.
  4. Los pelos alrededor de las ubres de las vacas se pueden quemar usando un soplete de propano. La industria admite que algunas vacas «reaccionan» a este impactante procedimiento.
  5. Los productores de leche en los EE.UU. aún pueden usar la hormona somatotropina de crecimiento bovino (bST) para aumentar la producción de leche. También aumenta el riesgo de mastitis, cojera, indigestión y diarrea en las vacas, y está prohibido en la Unión Europea, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Japón y Argentina.
  6. El tiempo de viaje de las vacas lecheras estadounidenses que se llevan al matadero puede ser de hasta 28 horas sin descanso.
  7. Cuando una vaca sufre de mastitis, los neutrófilos terminan en la leche; estas son las células inmunitarias inflamatorias que causan pus. En la Unión Europea, el límite legal se establece en 300.000 células por ml de leche. En los Estados Unidos, es más del doble: 750.000 células por ml. Pero, ¿cuánto pus en tu café con leche es demasiado?
  8. Los antibióticos y pesticidas también son «frecuentes» en la venta al por menor de leche de vaca.
  9. La gastroenteróloga Dra. Angie Sadeghi dice que la leche es «un gran veneno para nuestro intestino».
  10. Los investigadores de la Universidad de Oxford descubrieron que la leche láctea más sustentable era aún peor para el planeta que las leches vegetales menos sustentables. ¿Su consejo? Elija leches vegetales.

Conclusión

No puede haber industria más despiadada que la industria láctea. Los animales son explotados por sus capacidades reproductivas y sus crías simplemente se eliminan. Es una industria que destruye el medio ambiente, causa un inmenso sufrimiento a los seres sintientes y amables, y enferma a la gente.

No es de extrañar que las ventas de leche estén disminuyendo a medida que la gente abandona este cruel y dañino «veneno» y, en cambio, elige las leches vegetales.

Obtén más información sobre cómo elegir alimentos saludables y compasivos al probar una dieta vegana durante 31 días.


¿Las leches vegetales son caras donde vives? Puedes hacerlas en casa de forma económica y sencilla. ¡Echa un vistazo a estas sencillas recetas y no volverás atrás!

Prueba el veganismo durante 31 días

Prueba el veganismo