Granjas de huevos: la verdad sobre la industria del huevo

UK Colony Cage Egg Farm
Granja de huevos en el Reino Unido - Crédito: Chris Shoebridge

Cuando pensamos en los huevos, probablemente no pensemos que son más que un alimento que viene del supermercado. Te invitamos a profundizar un poco sobre este tema para ver más allá del producto empaquetado en estantes. Consideremos las vidas de los animales apilados dentro de jaulas en granjas industriales.

Si miramos objetivamente a esta industria, veremos lo que es bastante obvio: los huevos son el material reproductivo de las hembras que son explotadas y abusadas a escala industrial.

¿Qué es una granja de huevos?

Las granjas de huevos modernas mantiene encarceladas a decenas de miles de aves para recolectar de manera eficiente los huevos que ponen. La eficiencia lo es todo porque la agricultura es un negocio y cada centavo que se gasta está estrictamente controlado. Dentro de este acto de equilibrio financiero de gastos versus ganancias, el bienestar de miles de millones de aves y lo que hace que la vida valga la pena para ellas, simplemente no se tiene en cuenta.

Si bien existen algunas granjas orgánicas y sin jaulas, la realidad es que la mayoría de las granjas de huevos son intensivas, y la gran mayoría de las gallinas, el 95 por ciento de ellas, viven sus vidas dentro de una jaula. No ven el sol, no respiran aire puro, ni rascan la tierra. No se alimentan, anidan, ni se bañan en el polvo.

Las jaulas, hechas de una malla de alambre que puede cortar las patas de las aves, se apilan en alto, una encima de la otra. Las aves del nivel inferior están bañadas en excrementos y orina. No solo se les niega su libertad, y el sufrimiento no solo es una parte integral de su vida diaria, sino que también se les ha prohibido toda dignidad. El día en que las liberan de las jaulas es el día en que mueren.

El proceso de producción del huevo

Cuando se trata de la producción de huevos, la gallina es lo primero, y la industria cría aves específicamente por su alto rendimiento. Pero por cada ave hembra que nace y está destinada a una vida dentro de una jaula, también nace un pájaro macho.

Como ocurre con los terneros machos, estos polluelos no son más que un subproducto no deseado. Los pájaros machos no pueden poner huevos y no son la raza adecuada para desarrollar músculo para la carne, por lo que los granjeros simplemente no desperdiciarán alimento en ellos. Y así, en su primer día de vida, estos hermosos polluelos son colocados en una cinta transportadora industrial en dirección al macerador, una máquina aterradora que los muele mientras aún están vivos y completamente conscientes.

A nivel mundial, la industria del huevo mata alrededor de 6 mil millones de pollos machos “desperdiciados” cada año, más de 10 veces el número de ovejas sacrificadas. Y este enorme número de muertes en el comercio de huevos no tiene en cuenta los miles de millones de “gallinas gastadas” que, agotadas y rotas, ya no producen la enorme cantidad de huevos que se les exige. Las gallinas ponedoras suelen tener solo 18 meses de vida cuando se transportan en camión al matadero y un nuevo lote de aves se ve obligado a entrar en esas jaulas.

Quienes piensan que los animales no mueren en la industria del huevo no podrían estar más equivocados.

¿Por qué los huevos no son buenos para ti?

Está claro que los huevos no son buenos para las gallinas, ni tampoco para los pollitos machos de un día de vida, pero tampoco son tan buenos para nosotros.

El grado en que el colesterol de la dieta afecta el colesterol en sangre sigue siendo controvertido, pero estudios recientes han demostrado que las personas sanas en particular tienen más probabilidades de ver un aumento en el colesterol LDL (“colesterol malo”) después de comer huevos. Quienes comen huevos por razones de salud deben tomar nota.

Además, en 2019, los investigadores publicaron un estudio de 17 años de 30.000 adultos que mostró que cada medio huevo ingerido por día conducía a un 6% más de riesgo de enfermedad cardíaca y un 8% más de riesgo de mortalidad.

Sí, los huevos contienen algunos nutrientes útiles, como colina y luteína, pero ambos, así como todos los demás nutrientes que el cuerpo necesita, se pueden encontrar en las plantas. Entonces, ¿por qué alguien debería correr el riesgo?

Hechos que la industria del huevo no quiere que sepas

Los polluelos machos se matan en todos los tipos de industria de huevos

Es casi seguro que el mayor secreto de la industria es que miles de millones de pequeños polluelos machos son destrozados, aplastados o gaseados hasta la muerte. Pero no te dejes engañar pensando que esto sucede solo en el sector intensivo. Estar libre de jaulas, ser de campo u orgánico no salva a esas aves recién nacidas del macerador.

Las aves se mueren de hambre de forma rutinaria

Algunas empresas practican la “muda forzada”, que más exactamente debería llamarse “inanición deliberada”. Se descubrió que al dejar morir de hambre a las aves durante hasta tres semanas, las gallinas ponen huevos más grandes y rentables una vez que se reanuda la alimentación. Como era de esperar, matar de hambre a las aves causa un sufrimiento extremo. Están tan desesperadas por el sustento que se comen sus propias plumas y pueden comportarse agresivamente con las demás durante este período. La práctica es claramente cruel y ha sido prohibida en toda Europa.

Las “gallinas madres” nunca llegan a ser madres

Las gallinas ponen huevos para criar polluelos, no para que la gente tenga algo en lo que mojar las tostadas. Las gallinas tienen el instinto de anidar, poner huevos en la intimidad y sentarse sobre ellos, manteniéndolos a salvo hasta que nacen. Incluso se comunican con su polluelo no eclosionado a través de la pared del caparazón. En las jaulas, sin embargo, no tienen más remedio que observar cómo cada huevo que ponen y cada polluelo potencial que puedan criar se alejan de ellas por una rampa.

Más huevos = huesos rotos

Las gallinas criadas con fines comerciales se han criado selectivamente para que pongan el mayor número de huevos, porque así es como se gana la mayor cantidad de dinero. Pero cada cáscara de huevo requiere mucho calcio y las gallinas no ingieren lo suficiente en sus dietas, por lo que sus cuerpos consumen los suministros directamente de sus huesos. Como resultado, la osteoporosis y los huesos rotos son algo común, y un tercio de todas las aves sufren al menos una fractura. Y eso es antes de que sean atrapadas y embestidas en jaulas para ser enviadas al matadero. Imagínate pararte sobre un piso de malla de alambre día tras día con las piernas rotas. Este es el precio que pagan las gallinas por nuestros huevos.

Las gallinas son mutiladas deliberadamente

Vivir en una jaula abarrotada sin espacio para mover o estirar las alas, y no poder anidar, posarse o poner huevos en privado, causa a las aves un gran estrés. Como era de esperar, se desahogan mutuamente, como lo haríamos nosotros si estuviéramos metidos en un Fiat 500 con cuatro amigos por el resto de nuestras vidas. Esas aves estresadas se picotean unas a otras, lo que puede causar lesiones. Cuando esas lesiones llevan a que pongan menos huevos, la industria actúa, pero en lugar de darles a las aves más espacio, una vida mejor y menos razones para sentirse frustradas y estresadas, las mutilan. Es una práctica estándar que a las gallinas ponedoras se les corten los extremos del pico con una cuchilla caliente, un proceso que puede causar tanto dolor agudo como crónico debido al daño del tejido y al nervio.

Nadie sale vivo

Hay millones de personas compasivas que no comen carne porque no quieren ser parte de un proceso que mata animales a escala industrial. Es posible que no sepan, porque la industria no quiere que lo sepamos, que todas las gallinas ponedoras también son sacrificadas y sus cuerpos desgastados se convierten en productos de baja calidad como tortas, sopas y comida para bebés. No es un gran agradecimiento por poner todos esos huevos, ¿verdad?

Los huevos pueden envenenarte

Los huevos vienen con una serie de advertencias: presta especial atención a las fechas de caducidad, busca cáscaras agrietadas, refrigera inmediatamente, cocínalos hasta que estén sólidos, no permitas que los huevos cocidos se asienten a temperatura ambiente, ¡lávate las manos! No obtienes este tipo de consejos para cocinar las zanahorias. Según la FDA, hay alrededor de 79.000 casos de enfermedades transmitidas por alimentos y 30 muertes cada año sólo en los EE. UU. causadas por comer huevos infectados con Salmonella. Esos huevos se ven y saben como cualquier otro, por lo que comer huevos es un poco como jugar a la ruleta rusa.

Evolución de la industria del huevo en los Estados Unidos

En tan solo 100 años, hemos pasado de recoger los huevos puestos por gallinas que deambulan libremente, a comprarlos en una caja de cartón en una tienda y apartar la mirada cada vez que aparecen imágenes de jaulas, mutilaciones, fracturas óseas y polluelos macerados.

Hace cien años, casi la mitad de los estadounidenses vivían en granjas, por lo que criar gallinas y comer sus huevos parecía algo natural. Esto comenzó a cambiar en la década de 1930 cuando se mantuvieron lotes más grandes y los huevos se vendieron como una empresa más comercial.

En la década de 1940, y en parte como respuesta a la escasez mundial de alimentos durante la Segunda Guerra Mundial, todos los ojos se volvieron hacia la productividad. ¿Por qué perder el tiempo buscando huevos cuando puedes mantener a las aves en una jaula y dejar que los huevos rueden hacia tí? Las aves enjauladas no afectaron su productividad. Después de todo, las gallinas no necesitan estar felices de poner huevos más de lo que las personas necesitan estar felices de ovular. Entonces, aunque su bienestar sufrió mucho, la producción de huevos aumentó en respuesta a una mejor nutrición y al hecho de que ahora se mantenían alejadas de patógenos y depredadores en el mundo exterior. A la industria le gustó esto y ha estado enjaulando aves desde entonces.

En la década de 1960, todo el mundo lo estaba haciendo. La producción de alimentos y la ciencia se combinaron para obtener hasta el último pedacito de productividad de las aves, sin importar el costo individual para ellas. Se analizó el alimento (“¿qué tan poco se les podría alimentar y que aún así pongan huevos?”). Se analizó la iluminación (“¿cómo podemos engañarlas para que pongan más huevos?”). Y las cepas de mayor rendimiento se reprodujeron, de modo que los huevos puestos por ave aumentaron. ¡La industria estaba en auge!

Pero hubo un error en el sistema. En realidad, había muchos errores en el sistema, incluida la Salmonella enterica. Para 1985, la cantidad de infecciones y muertes entre quienes comían huevos había crecido lo suficiente como para que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades​ comenzaran a recopilar información sobre esta cepa en particular, y entre 1985 y 2003, el 75 por ciento de los brotes estaban relacionados con la ingesta de huevos.

A pesar de la muerte de tantas personas, y a pesar del costo para las aves, la industria del huevo continuó intensificándose porque la agricultura es un negocio y el resultado final es lo que le importa. En la década de 1980, las gallinas solían poner 250 huevos al año, que es 25 veces el número que pondrían de forma natural. Hoy en día, mediante la cría selectiva, la iluminación artificial y algunas decisiones despiadadas, las gallinas ponen casi 300 al año.

Más recientemente, los consumidores han comenzado a rebelarse contra la causa más visible del sufrimiento en la industria del huevo: las jaulas. Pero la mayoría de la gente todavía sabe poco de las otras crueldades ocultas. Y aunque algunas granjas han cambiado a la agricultura orgánica y sin jaulas en respuesta a esa demanda, todavía queda un largo camino por recorrer antes de que ningún ser sintiente sea enjaulado, muerto de hambre y mutilado en nuestro nombre.

¿Qué puedes hacer?

El sufrimiento es imperdonable pero no inevitable. Continúa solo porque está financiado por quienes compran o consumen los huevos. Y todo lo que tenemos que hacer para acabar con el sufrimiento es detenernos. ¡Eso es todo!

Evitar los huevos es fácil. Se trata simplemente de tomar decisiones ligeramente diferentes cuando cocinamos, compramos y comemos fuera. Por ejemplo, si horneas pasteles, consulta en los en sitios veganos que comparten deliciosas recetas sin huevo de forma gratuita. Hay muchas formas de reemplazar el huevo en nuestras cocciones. En nuestra guía de iniciación al veganismo encontrarás recetas y recomendaciones para hacerlo.

Si te gustan los huevos revueltos por la mañana, prueba el tofu revuelto. Está lleno de proteínas, tiene un sabor delicioso y te preparará para el día. ¿Y sabes lo que no contiene? Salmonella.

Un buen reemplazo para el huevo en preparaciones dulces es la banana pisada y la avena para unir los ingredientes. Para preparaciones saladas, puedes probar utilizando harina de garbanzos con agua.

Conclusión

Las aves son criaturas maravillosas. Son inteligentes, tienen grandes personalidades y están llenas de diversión, pero también se encuentran entre los animales más maltratados del mundo. En miles de millones, las encarcelamos, las mutilamos, las matamos de hambre, les negamos sus instintos, las dejamos sufrir y luego, cuando ya no nos sirven, las enviamos despiadadamente hacia la muerte.

Podemos ser mejores que esto. Podemos elegir una vida compasiva.

Adicionalmente, cuando demostramos compasión hacia los animales al no comerlos ni a sus derivados, también estamos teniendo una gran amabilidad con el planeta y con nuestros propios cuerpos.

Obtén más información sobre cómo probar una dieta basada en vegetales con Million Dollar Vegan, y sé el cambio compasivo en el mundo.

Prueba el veganismo

Prueba el veganismo durante 31 días

Prueba el veganismo