Una sola persona no hará la diferencia

Esto no es verdad. Una persona puede hacer una gran diferencia.

En el transcurso de la vida, cada uno de nosotros comerá más de 7,000 animales1, por lo que simplemente al optar por detenerse, se salvan muchas vidas. Ser vegano también es lo más importante que podemos hacer como individuos para reducir nuestro impacto en el planeta, según una investigación de la Universidad de Oxford2. Y en cuanto a nuestra propia salud, podría significar la diferencia entre bailar en la boda de nuestros nietos y tener un ataque al corazón a los 40 años.

Nuestro impacto se amplifica aún más porque no nos volvemos veganos de forma aislada. Es lo mismo cuando colocamos dinero en una caja de donaciones. No creemos que nuestro aporte cambie el mundo, pero cuando se une con muchos aportes de otras personas, realmente tiene un impacto.

Millones de personas eligen comer solo alimentos libres de animales, y cada una influye e inspira a otras a hacer lo mismo. Esto realmente está empezando a funcionar. Las ventas de carne de cerdo y carne de res han estado en constante declive desde la década de 19703, mientras que la leche ha estado en una trayectoria descendente durante una década4. Un informe reciente de The Economist sugiere que una cuarta parte de los estadounidenses de 25 a 34 años dice ser vegetariana o vegana5, mientras que uno de cada tres hogares estadounidenses compra leches vegetales6 y el 12 por ciento de los hogares compra carne a base de plantas7. Lo mismo está sucediendo en todo el mundo: en Canadá8, el Reino Unido9, Alemania10 y Australia11.

Juntos somos poderosos, pero requiere que todos nosotros desempeñemos nuestro papel.

Mira de qué se trata. Haz la promesa vegana hoy y recibirás una Guía de Salud y Nutrición gratuita, recetas y una Guía de Iniciación al Veganismo.

Probar el veganismo en enero

Aceptar el desafío