Los granjeros mantienen seguros a los animales de granja; en cambio, sufrirían y morirían en la naturaleza

Los animales no están seguros dentro de las granjas. Hacinados dentro de los cobertizos de las granjas industriales, sentados en su propia inmundicia o parados con patas rotas, las aves ven morir a sus compañeras a su alrededor. Las vacas que permanecen en corrales de engorde todo el día pueden ser descornadas o marcadas sin alivio del dolor, y sufren emocionalmente cuando se llevan a sus crías. Los cerdos encerrados dentro de jaulas tan pequeñas que no pueden darse la vuelta no pueden hacer nada para aliviar el dolor de las úlceras por presión o cuidar a sus crías enfermas. Y cuando alcanzan cierto peso, o cuando su productividad disminuye, todos son transportados en camiones al matadero donde les cortan el cuello o los matan con gas.

No están seguros en las granjas, pero tampoco lo estarían en la naturaleza. Los animales de granja no son naturales. Se han criado selectivamente para obtener altos rendimientos de carne, leche y huevos. No están diseñados para sobrevivir en la naturaleza, y la mayoría no podría hacerlo. No estamos sugiriendo que los granjeros liberen a sus animales en la naturaleza si todos se vuelven veganos. ¡Lejos de eso! Estamos sugiriendo que dejen de criarlos en primer lugar.

Acepta nuestro desafío vegano hoy y recibirás una guía gratuita de salud y nutrición, recetas y una guía de iniciación al veganismo.

Prueba el veganismo durante 31 días

Prueba el veganismo