La soya causa cáncer

La soya no causa cáncer.

Algunas personas afirman que debido a que la soya contiene fitoestrógenos que se asemejan químicamente al estrógeno, actuarían de la misma manera que el estrógeno. Dado que la mayoría de los cánceres de mama son sensibles al estrógeno, se publicaron algunos titulares inútiles antes de que la investigación se realizará correctamente. Desde entonces, sin embargo, ha habido mucha investigación y los resultados muestran que, lejos de causar cáncer, la soya realmente puede proteger contra él.

Las bajas tasas de cáncer de mama y próstata en los países asiáticos, donde la soya se consume en mayores cantidades, han llevado a los científicos a investigar el papel de los alimentos de soya en el cáncer, con un enfoque particular en el cáncer de mama y próstata. La evidencia muestra que el consumo de soya está asociado con una reducción del 20-30 por ciento del riesgo de cáncer de próstata.1 Y también ha demostrado que consumir soya puede ayudar a reducir la tasa de cáncer de próstata si ya se ha afianzado.2

La investigación también muestra que las mujeres que consumen más soya sufren menos cánceres de mama y de útero. Un estudio encontró que las mujeres que toman sólo una taza de leche de soya al día (o media taza de tofu) tienen un 30 por ciento menos de riesgo de desarrollar cáncer de mama en comparación con las mujeres que la consumen en poca cantidad o que no forma parte de su dieta.3 Dado que el tejido mamario se forma en la adolescencia, cuanto antes comencemos a comer soya, mejor, pero nunca es demasiado tarde. El Women’s Healthy Eating and Living Study encontró que las mujeres a las que previamente se les había diagnosticado cáncer de mama harían bien en comer productos de soya, ya que las que consumían más, reducían a la mitad el riesgo de recurrencia del cáncer o mortalidad.4

Acepta nuestro desafío vegano hoy y recibirás una guía gratuita de salud y nutrición, recetas y una guía de iniciación al veganismo.

Prueba el veganismo durante 31 días

Prueba el veganismo