La carne es sabrosa

Muchos veganos también disfrutaban comer carne: ¡su sabor no es la razón por la que no la comen!

Se volvieron veganos por su salud o para proteger el planeta, o porque quieren reducir el sufrimiento de los animales, y para muchos la idea de abandonarla no fue fácil. Afortunadamente, las compañías de alimentos han reconocido este hecho y han creado cientos de productos que saben a carne, pescado y lácteos, pero que, de hecho, están totalmente basados ​​en plantas.

Hay hamburguesas y filetes que se ven, se cocinan y saben a carne, e incluso “sangran” como carne. Hay perritos calientes y salchichas, carne molida de res, nuggets de pollo, rebanadas de boloñesa para sándwiches, tocino falso, filetes sin pescado, pasteles sin carne, camarones y atún, y mucho más. ¡Ahora descubrirás que hay una versión vegana de casi todo lo que amas!

Estos alimentos facilitan mucho la transición al veganismo, ya que no requieren un gran cambio o la sensación de perderse de algo. Simplemente puedes cambiar la versión animal por la versión vegetal y nada más necesita cambiar.

Y una última reflexión: ¿cuánto nos gusta realmente el sabor de la carne? Si es tan bueno, ¿por qué lo cubrimos con especias, salsas y condimentos? ¿Por qué la ahumamos, la curamos y la procesamos con otros sabores? Los veganos no tienen que perderse esos sabores, simplemente no comen los productos animales que están encubriendo.

Haz la promesa vegana hoy y recibirás una Guía de Salud y Nutrición gratuita, recetas y una Guía de Iniciación al Veganismo.

Probar el veganismo en enero

Aceptar el desafío