El veganismo es demasiado caro

No tiene que ser así. ¡Los garbanzos son más baratos que el pollo, y una hamburguesa de remolacha cuesta menos que una hamburguesa de carne!

La mayoría de los productos esenciales, como pasta, pan, arroz, frijoles, legumbres y vegetales de temporada o congelados, son baratos de comprar, y si basas tus comidas en estos alimentos, es fácil mantener un presupuesto ajustado.

Si comes fuera, puedes notar que el plato sin carne suele ser el más barato del menú y hay una razón para ello. ¡La carne es cara! De hecho, es probablemente lo más caro en la tienda, por lo que al dejarlo fuera de tu plato y fuera de tu carrito de compras, ahorrarás dinero allí mismo.

Y eso significa que hay un poco más por recorrer, por lo que deberías poder comprar leches y yogures vegetales que son un poco más caros que las versiones lácteas. En general, deberías ver que tu gasto semanal se mantiene casi igual o incluso se reduce.

Ser vegano puede ayudar financieramente de otras maneras, por ejemplo, al reducir el desperdicio. Los productos animales deben usarse rápidamente o se echan a perder, pero las lentejas y el tofu pueden durar mucho más. Al no desperdiciar alimentos, estás ahorrando dinero.

Si puedes cocinar desde cero en lugar de comprar alimentos procesados ​​o preenvasados, compra productos básicos como arroz y pasta, y cocina alimentos para congelar para usar a futuro. Encontrarás que el presupuesto se extiende un poco más, también.

Hay sitios web excelentes dedicados a recetas veganas de bajo presupuesto, así que explóralos y te sorprenderás de las comidas deliciosas y saludables que puedes preparar incluso con un presupuesto ajustado.

Haz la promesa vegana hoy y recibirás una Guía de Salud y Nutrición gratuita, recetas y una Guía de Iniciación al Veganismo.

Probar el veganismo en enero

Aceptar el desafío