Comer carne es parte de mi identidad cultural

Lo que comemos y cómo hablamos de la comida son partes clave de nuestras identidades culturales. En Francia, según muestran los estudios, a los niños y niñas se les enseña a criticar la comida; en Suecia, es importante que todos los miembros de la familia coman la misma comida como símbolo del igualitarismo; en lugares no occidentales como Java, las comidas pueden ser una zona donde se mantiene el silencio.1

Cuando nos volvemos personas veganas, necesitamos encontrar una manera de retener lo que es importante para nosotros, mientras eliminamos las partes que nos dañan o no se alinean con nuestras creencias más amplias sobre el mundo o sobre nosotros mismos. Por ejemplo, una persona criada en una familia donde la carne es el centro de cada comida tendrá que hacer algunos malabarismos mentales para equilibrar esa cultura familiar con el hecho de que ama a los animales y no desea causarles daño.

Por complicado que parezca, muchas personas han cruzado esa división con éxito. Una de esas personas es el chef Eddie Garza. Nacido en el sur de Texas, justo en la frontera entre México y Estados Unidos, su identidad cultural se basa en gran parte en la comida que comía cuando era niño. Pero a medida que fue creciendo, ganó mucho peso y con 140 kilogramos decidió que era hora de hacer cambios. Se cambió a productos vegetales y descubrió que la comida mexicana era muy fácil de hacer vegana. Simples cambios significaban que podía obtener el sabor, la sensación y, lo que es más importante, la conexión con sus raíces que eran importantes para él.2 Animal Hero Kid, Genesis Butler, cuenta de manera similar cómo su abuela hace una tanda de tamales especialmente veganos para Navidad o Acción de Gracias, y que realmente significa mucho tener las mismas tradiciones de siempre, pero modificadas para ser veganas.

Muchas tradiciones no son tan antiguas ni tan románticas como pensamos. ¡Una razón para comer pavo en Acción de Gracias es que esta es una celebración familiar y los pavos son una comida familiar! Otra razón es que ha habido una gran cantidad de mercadotecnia para convencer a la gente de que esta tradición les pertenece.

Pero Acción de Gracias, Navidad, Pascua, Hanukkah, cumpleaños, Sabbat y otras celebraciones, y conmemoraciones importantes en nuestras vida, no solo son relevantes por la carne que comemos. Son relevantes porque estamos con seres queridos y compartimos comida. Ya sea carne o carne vegetal, no importa la importancia del evento o cómo nos hace sentir. A las tradiciones culturales o familiares se les puede dar fácilmente un giro moderno y aún conservar su relevancia, significado e importancia. Quizás se vuelvan aún más relevantes porque nuestras celebraciones se realizan con el corazón abierto y la conciencia tranquila.

Como dice Eddie Garza: “Una de mis cosas favoritas es mostrarle a la gente cómo todo lo que es parte de nuestra cultura puede celebrarse de una manera mucho más significativa si es vegano, si no dañamos a los animales y seguimos ayudando el planeta”.3

Acepta nuestro desafío vegano hoy y recibirás una guía gratuita de salud y nutrición, recetas y una guía de iniciación al veganismo.

Prueba el veganismo durante 31 días

Prueba el veganismo