Cómo hacerse vegano en 2021: Consejos para tratar con las barreras alimentarias

vegan plant-based burger
Image by Comidacomafeto from Pixabay

Tiempo estimado de lectura: 12 minutos

Si estás pensando en cambiar tu alimentación, estás en el lugar correcto. Con una combinación de más de 100 años de veganismo en Million Dollar Vegan, sabemos un par de cosas sobre los desafíos y beneficios de cambiar a una alimentación basada en plantas, y esperamos que nuestros consejos te ayuden.

¿Qué es el veganismo?

El veganismo es una postura ética en contra de la explotación animal y por lo tanto, una forma de vida que evita en lo posible la explotación de los animales. Esto incluye, por supuesto, llevar una alimentación basada en plantas. Ahora bien, sabemos que no hay una alimentación perfecta, ni una forma de comer y vivir que no afecte a la vida de otros animales de alguna manera. Pero al comer sólo alimentos hechos de plantas, nuestro impacto se reduce mucho. Y una alimentación a base de frutas, vegetales y semillas no es sólo una buena noticia para los animales; también es mejor para el planeta, reduce el riesgo de pandemias, nos ayuda a evitar muchas enfermedades graves y reduce la amenaza de la resistencia a los antibióticos. Hay muchas razones por las que la gente se hace vegana, y todas son igualmente válidas.

¿Es difícil hacerse vegano?

La mayoría de las personas que empiezan a cambiar sus hábitos alimenticios afirman que no es tan difícil como esperaban. Pero lo fácil o difícil que sea dependerá de cómo lo enfoques, de la preparación que hagas, de tu motivación y de lo dispuesta que estés a probar cosas nuevas. La mayoría de las personas descubren que proponerse un reto vegano de 31 días les ayuda a adaptarse a esta nueva forma de comer sin la presión de comprometerse para siempre. Obtener asesoramiento y apoyo durante ese periodo de transición es fundamental, por lo que te recomendamos que te inscribas en nuestro reto de 31 días de forma gratuita y aproveches nuestros recursos prácticos y de inspiración.

¿Es caro ser vegano?

No tiene por qué serlo. Los garbanzos son más baratos que el pollo, y una hamburguesa de frijoles cuesta menos que una de carne de vaca. La mayoría de los productos básicos de la despensa, como la pasta, el pan, el arroz, las alubias, las legumbres y las verduras de temporada o congeladas, son baratos, y si basas tus comidas en ellos, es fácil adaptarse a un presupuesto ajustado.

Si comes fuera de tu casa, te darás cuenta de que el plato sin ingredientes de origen animal suele ser el más barato del menú, y hay una razón para ello. La carne y los productos derivados de animales son caros. De hecho, es probablemente lo más caro de la tienda fuera del pasillo de las bebidas alcohólicas, así que si los dejas fuera de tu plato y de tu carrito, estarás ahorrando dinero ahí mismo. Y eso significa que hay un poco más para repartir, así que deberías poder comprar leches y yogures vegetales que pueden ser un poco más caros que las versiones lácteas. En general, deberías ver cómo se reduce tu gasto semanal.

De hecho, una reciente investigación de Kantar en el Reino Unido examinó los carritos del supermercado de personas reales y descubrió que las comidas veganas cocinadas en casa cuestan un 40% menos que las que incluyen carne o pescado.

Cómo hacerse vegano en 2021

Noticia: Si comienzas a cambiar tus hábitos completamente desprevenido, sin comida vegetal en la casa, sin idea de qué comprar, cocinar o comer, y nada más que tu deseo revolucionario para cambiar, es probable que tu transición no dure más de 12 horas.

Así que, antes de lanzarte, hay que tener en cuenta algunas cosas que pueden ayudar a que tus cambios de hábito sean suaves, sostenibles y muy agradables.
Estos son nuestros principales consejos.

Tómate tu tiempo

Cuando sabes que quieres empezar a dejar de consumir productos de origen animal, puede ser tentador vaciar el refrigerador inmediatamente, ponerte la camiseta por la liberación animal y empezar. Este enfoque funciona para algunas personas, pero nuestro consejo es que te quites la presión de encima. Toma un poco de tiempo para prepararte y pensar de forma realista en la transición. Por ejemplo, muchas personas sustituyen los productos lácteos durante su primera semana por leche vegetal y las hamburguesas de carne de vaca por las de origen vegetal la semana siguiente. Esta transición tiene un enfoque más sostenible. Otras personas pueden optar por tener tres días sin carne a la semana y aumentar esa cantidad con el tiempo. Lo que sea que funcione para ti es el enfoque correcto. Al fin y al cabo, no es una carrera y si tomarte tu tiempo ayuda a conseguir un cambio duradero y a largo plazo, estamos a favor.

Conoce tu razón

Es mucho más fácil cambiar hábitos cuando sabes exactamente por qué lo haces. Puede ser que sientas mucha tristeza por cómo se trata a los animales, por lo que no te recomendamos que busques las imágenes más gráficas en internet, pero sí que te tomes un tiempo para informarte sobre los procedimientos de cómo se trata a los animales en las granjas. Puede ser molesto, por supuesto, puedes mirar hacia otro lado, pero eso no detendrá el sufrimiento, y tendrás una mejor comprensión de por qué el veganismo es la opción compasiva, justa y respetuosa. Lo mismo ocurre si tu motivación es la salud o el medio ambiente: ármate de conocimientos y la motivación vendrá sola.

Asegúrate de que no te falten nutrientes esenciales

Una alimentación basada en plantas equilibrada está relacionada con una menor tasa de algunas de las enfermedades más graves que padece nuestra sociedad. Notarás que la palabra clave aquí es “equilibrado”. Es muy fácil hacer la transición y alimentarnos con comida chatarra vegana, y esos productos pueden ser sabrosos y convenientes, pero no se puede decir que sean saludables. Te recomendamos hacer investigación o asesorarte de alguna persona especialista en nutrición. Es perfectamente posible obtener todos los nutrientes que necesitas con una alimentación basada en plantas, pero te ayudará saber cuáles son y dónde encontrarlos.

Haz tu propia comida

Cocinar una comida a base de vegetales, frutas y semillas cuesta menos y lleva menos tiempo que cocinar una comida que incluya carne o pescado, así que hay dos buenas razones para preparar tu propia comida. También significa que puedes cocinar en cantidades más grandes y congelar algunos para su uso posterior, y puedes hacer tus comidas exactamente como te gustan, eligiendo los ingredientes que tienen un gran sabor y te ayudan en tu camino hacia una salud óptima. Cocinar es un acto creativo, y para muchas personas es una forma de relajarse después de un largo día. No hace falta ser candidata a Masterchef. Hay muchas recetas sencillas y sabrosas para personas con diferentes capacidades de conocimiento en la cocina.

Prueba cosas nuevas

Todas las personas nos quedamos atascadas en la rutina de la comida, pero cambiar hábitos es probable que te ayude a enamorarte de la cocina de nuevo. Descubre nuevos ingredientes -como la yaca, las flores de plátano, la quinoa o la levadura nutricional- y encuentra nuevas recetas y formas totalmente nuevas de cocinar y comer.

Las personas que empiezan su transición con una mente abierta, lo ven como una oportunidad de probar algo nuevo. Adorarás el viaje hacia el veganismo y es más probable que descubras qué es lo que te funciona.

Pide ayuda

No hay que avergonzarse. Si hay algo que necesitas saber o algo que te preocupa, encontrarás una comunidad online, en su mayoría en grupos de Facebook. Es muy probable que en tu ciudad ya exista uno. Casi todas las personas nos hemos criado comiendo productos animales pero por nuestras propias razones hemos cambiado ciertos hábitos. Es casi seguro que encontrarás a alguien que haya pasado por lo que sea que estés pasando. Así que no te rindas. Si tienes antojo de algún producto que tiene ingredientes de origen animal, pregunta a las personas expertas dónde puedes conseguir -o cómo puedes hacer- ese alimento en versión vegetal. Y nunca te sientas solo o sola. Aunque seas la única persona vegana que conozcas, somos millones y te apoyamos. Conéctate con nosotras, saluda y cuéntanos lo que te preocupa.

Prueba nuevos restaurantes

Si solías ir a restaurantes en donde vendían productos de origen animal, salir a comer fuera de casa puede parecer de repente desalentador. No sólo te encontrarás con trozos de carne en los platos de los demás, y con esos olores a carne quemada flotando en el aire, sino que puede que te encuentres con que hay muy poco para comer, y volverás a casa triste y muy probablemente con hambre. Por suerte, este tipo de restaurantes son cada vez menos habituales, y la mayoría de los establecimientos atienden a personas veganas. Sin embargo, ¿por qué no aprovechar la oportunidad de probar algo nuevo e ir a un lugar donde haya muchas opciones basadas en las plantas, donde puedas examinar el menú, reflexionar sobre lo que vas a elegir, y realmente disfrutarlo? La mayoría de las ciudades cuentan con restaurantes totalmente vegetarianos/veganos, y cada vez más los restaurantes están mejorando su oferta vegana. Consulta los mejores lugares cerca de ti para conseguir una comida basada en plantas en HappyCow, una aplicación en línea para descubrir restaurantes veganos y/o con opciones en todo el mundo.

Evita comer comida chatarra

Por supuesto que es sabrosa. Pero si nos llenamos de comidas ricas en grasas, sal y conservantes, habrá menos espacio en nuestros estómagos para esos alimentos ricos en nutrientes, llenos de vitaminas y saludables que protegerán nuestra salud ahora y en el futuro y que nos mantendrán rebosantes de energía. Debemos elegir sabiamente. Al fin y al cabo, cada una de nosotras sólo tiene un cuerpo.

Planifica tus comidas

A muchas personas les conviene planificar sus comidas con unos días de antelación o incluso hacer un menú semanal. De este modo, no hay posibilidad de llegar a ese punto de hambre desesperado sólo para darse cuenta de que no hay nada en casa para comer. No tiene por qué ser complicado y puede eliminar mucho estrés del proceso.

También es útil veganizar tus platillos favoritos simplemente cambiando los productos derivados de animales por los veganos. De este modo, tus comidas no cambian demasiado. Podrías añadir leche de avena a tus cereales del desayuno, elegir una sopa de verduras o de lentejas en lugar de una de carne o pescado para el almuerzo, y para la cena asar una hamburguesa de origen vegetal en tu pan con todos tus aderezos habituales: pepinillos, queso sin lácteos, ketchup o mostaza. Cuando damos estos pequeños pasos, hacerse vegano no parece en absoluto abrumador.

No te rindas

Si tienes un desliz y comes algo que no es vegano, ya sea por accidente o porque la tentación te ha ganado, no te rindas. Todas las personas hemos pasado por ello, y no significa que ya no seas una persona vegana; sólo significa que eres una persona humana. Sí, puede ser frustrante, pero no lo tires todo por la borda. Ser una persona vegana es una gran elección para la salud, para los animales y para el planeta. Vuelve a tu por qué, busca los alimentos que te gustan y simplemente empieza de nuevo.

Cómo hacer frente a las barreras alimentarias del veganismo

Así que sabemos por qué lo hacemos, nos sentimos seguras de que no nos costará nada y estamos listas para encontrar nuevos ingredientes, recetas y restaurantes para reavivar nuestra pasión por la comida. Pero para algunas personas seguirán existiendo barreras en el camino.

Falta de tiempo

Ten por seguro que se necesita menos tiempo para cocinar una comida a base de plantas que para cocinar una que contenga carne o peces. Pero en las primeras semanas de tu transición, es probable que la compra te lleve más tiempo, ya que tienes que leer las etiquetas y buscar en Internet para saber qué ingredientes son y dónde puedes encontrarlos. En esta fase, es posible que te preguntes si tienes las ganas necesarias para ello. Pero esta fase no dura mucho, y una vez que sepas qué es la caseína, por ejemplo, tu ojo la distinguirá en una lista de ingredientes como si fuera un destello. Si la vida es especialmente ajetreada, tal vez quieras aplazar el inicio de tu viaje vegano una o dos semanas para poder contar con este tiempo extra.

Falta de información

Creo que todas estamos de acuerdo en que Internet es tanto una bendición como una maldición, pero contiene una enorme cantidad de información sobre el veganismo: los porqués, los cómos y los principios y filosofías que lo sustentan. Todo está ahí fuera. Así que, tanto si te preocupan las proteínas, como si te preguntas cuál es el mejor queso vegano para la pizza, o si quieres ponerte en contacto con familias que han criado a personas pequeñas veganas, considera Internet como tu oráculo.

Perder los alimentos favoritos

Esto es algo importante. Puede que sepamos que las buenas razones para cambiar nuestra alimentación superan con creces a nuestras papilas gustativas y, sin embargo, la idea de no poder volver a comer una determinada cosa puede hacer añicos nuestro compromiso. Pero debes saber que existe una versión vegana de lo que sea que te guste. Desde bistecs hasta pasteles de queso, merengues y huevos revueltos. Puedes comprar o hacer versiones vegetales de todos los alimentos que te gustan y sin los inconvenientes de la explotación animal.

Alergias

Las personas que tienen alergia a los frutos secos, al trigo o a la soja pueden encontrar que ser una persona vegana es un poco más difícil que las personas que no tienen esas intolerancias alimentarias. Pero es posible ser una persona vegana sin comer estos productos, y la investigación será clave. Conéctate con otras personas en tu misma situación, busca productos y recetas, y lee las etiquetas con atención. No pienses que no puedes tomar leche vegetal porque eres alérgico a la soja. Elige en su lugar leche de avena, coco, almendras, arroz o macadamia. Y no renuncies a las alternativas a la carne porque el primer producto sustitutivo de la carne que elegiste estaba hecho de proteína de trigo. Hay muchos otros productos que son adecuados para las personas que tienen intolerancia al gluten: sólo tienes que encontrarlos. Puede llevar más tiempo llegar a poder eliminar todos los productos de origen vegetal si tienes alergias, así que ve paso a paso.

Perder las tradiciones y la comunidad

La comida es más que un combustible. Nos conecta con nuestra historia familiar, nuestra comunidad, nuestra fe, nuestras amistades, nuestra cultura y nuestro país. Por eso, la idea de renunciar voluntariamente a todo eso es comprensible. Una vez más, queremos asegurarte que no tienes porqué renunciar a ello. Con tantos productos deliciosos basados en plantas, es posible recrear los platos que te interesan, pero hacerlo de una manera que refleje tus propios principios y creencias. Es lo mejor de ambos mundos. Hay grupos de veganos creados por personas de muchos credos y culturas que se apoyan mutuamente y a la vez comparten consejos, ideas de comidas y otra información útil para que las nuevas personas veganas no pierdan nada.

Acceso a la comida vegana

Sabemos que no todo el mundo tiene una gran selección de alimentos veganos en la puerta de su casa, y que no todo el mundo tiene la capacidad o las facilidades para cocinar por sí mismo, o para elegir dónde comprar o qué comer. Las finanzas, la geografía y la vida doméstica pueden influir en nuestra decisión de hacernos personas veganas, y sólo podemos hacer lo que podemos hacer. Si hay pocos productos veganos disponibles en tu vecindario, tal vez puedas hacer un pedido online en su lugar. Si tienes tiempo pero poco dinero, ¿puedes buscar en Internet recetas económicas que te permitan cocinar con ingredientes más baratos y de fácil acceso? Es posible que no puedas ser una persona vegana a tiempo completo en este momento, así que sé realista y date un respiro. Elige productos vegetales siempre que puedas, pero no te culpes por las cosas que no puedes cambiar.

Conclusión

Hay muchas razones excelentes para elegir el veganismo, y esperamos que te sientas con mucha inspiración para lograrlo. Hay muchos recursos disponibles y comunidades dispuestas a ayudarte. Si quieres intentarlo ahora mismo, inscríbete gratis en nuestro reto de 31 días y recibirás todos los consejos, recetas e inspiración que necesitas para ponerte en marcha.

Buena suerte, amigues.

Prueba el veganismo

Prueba el veganismo durante 31 días

Prueba el veganismo