Cinco formas de aumentar la resiliencia para poder afrontar eficazmente el cambio climático

Family

Las previsiones para nuestro planeta están bien documentadas, al igual que los impactos climáticos que afectan a las personas en este momento. Hay muchas cosas que podemos hacer para ayudar a mitigar los peores efectos, pero es inevitable sentirnos agobiadas y paralizadas por la enormidad de todo. La eco-ansiedad es real y puede causar una profunda angustia al tiempo que impide una acción significativa. Por eso, hoy, en el Día Mundial del Medio Ambiente, compartimos cinco formas para poder crear resiliencia tanto a nivel personal como en nuestras comunidades, para sentirnos capaces de emprender acciones en favor del planeta.

Cultivar las amistades

Las personas humanas son seres sociales, y hay muchas pruebas documentadas sobre la importancia de la amistad para nuestra salud física y mental. De hecho, cuanto más priorizan las personas las amistades, más felices y saludables son. Si la amistad es esencial en tiempos “normales”, es absolutamente crítica en tiempos de crisis global. Puede que nuestras vidas sean ajetreadas y complicadas, pero hay algunas acciones amorosas sencillas que podemos incorporar a nuestras rutinas actuales para garantizar que nadie se quede atrás.

  • Checar el estado de ánimo de tus amistades cercanas por medio de mensajes de texto antes de acostarte. El simple hecho de decir “buenas noches” puede marcar la diferencia si alguien está luchando contra la soledad.
  • Invita a tus amistades a unirse a usted a una actividad que ya estés haciendo, como pasear al perro o incluso ir a comprar la comida.
  • Invita a alguien que vive sola(o)(e) a que te acompañe a comer. Puede que sea lo mejor de su semana.
    Abre tu corazón y tus puertas en ocasiones especiales como Navidad. ¿Hay sitio para una persona más en tu mesa?
  • Anota en tu calendario los cumpleaños y otros acontecimientos importantes de tu vida para no olvidar las fechas que son importantes.
  • Cuando tengas tiempo para reunirte, haz que ese tiempo cuente.

Contribuye a tu comunidad

Una comunidad fuerte, como las amistades fuertes, nos ayuda a arraigar nuestra pertenencia. Cada persona puede contribuir a un bien mayor, y a la vez que obtener diversos beneficios personales. Las comunidades pueden estar basadas en el lugar en el que vivimos, o en intereses comunes o en la fe compartida. Pueden estar basadas también en la identidad o en la historia; la mayoría de nosotras pertenecemos a varias comunidades. Al igual que las amistades, cuanto más podamos aportar a nuestras comunidades, más nos sentiremos arraigadas, conectadas, cuidadas y seguras.

Una forma de contribuir es el voluntariado. Es posible que encuentres un centro comunitario local para hacer trabajo voluntario, con diferentes opciones a tu disposición, desde mejorar la zona local, hasta apoyar a personas residentes con diferentes necesidades, o ayudar para realizar un evento deportivo o en los clubes juveniles. Está demostrado que el voluntariado tiene un impacto positivo en nuestra salud mental, lo que significa que dar es también recibir.

Otras formas de ayudar a construir una comunidad unida y resistente son: unirse a los eventos planificados, participar en foros y grupos en línea, tender la mano y ofrecer apoyo a otras personas, e iniciar nuevos proyectos. Actividades como empezar un jardín o huerto comunitario pueden tener un profundo impacto en nuestro bienestar, nuestra comunidad y el medio ambiente, todo al mismo tiempo.

Pasar tiempo en la naturaleza

El poder de la naturaleza para curarnos e inspirarnos es bien sabido. Se ha demostrado que pasar tiempo en la naturaleza reduce la depresión y la ansiedad, mejora nuestro estado de ánimo, reduce los sentimientos de estrés e ira y nos eleva. Y no hace falta vivir en una zona rural para obtener sus beneficios. Los parques y jardines son estupendos para potenciar nuestra salud mental y nuestra capacidad de recuperación, e incluso mirar fotos de la naturaleza o pasar un rato examinando una flor silvestre que crece en la grieta de un estacionamiento o en las calles puede tener un efecto positivo.

Así que, sal más y mira a tu alrededor. Hay belleza y maravilla en todas partes. Deja que el mundo natural te cure y te fortalezca, y luego devuélvele el favor trabajando para proteger la naturaleza.

Haz algo por ti (y por el planeta)

Sabemos con absoluta certeza que nuestro bienestar está ligado al de nuestro planeta. Cuando tomamos decisiones que son buenas para nosotras, normalmente también benefician a nuestro entorno. Ser más activa y depender menos del coche es un ejemplo, como también lo es llevar una alimentación basada en plantas. Pero hay muchas formas de ayudar a la Tierra que pueden hacer que nos sintamos mejor, más fuertes y más positivas con nosotras mismas. Entre ellas están:

  • Participar en la limpieza de playas y ríos. Estamos en la naturaleza, pasamos tiempo con personas afines y ayudamos al planeta. Todas las personas ganamos.
  • Compartir ascensores. Reducimos nuestras emisiones a la mitad mientras conocemos a alguien.
  • Reducir nuestro consumo. Comprar cosas puede darnos un subidón de dopamina en el momento, pero no nos hace felices a largo plazo, y cada artículo que compramos tiene un coste medioambiental. Encontrar nuevas formas de crear una felicidad duradera a través del movimiento alegre, la atención plena o pasando tiempo al aire libre o con amistades.
  • Cultivar nuestros propios alimentos. Si tenemos un patio, una jardinera o un jardín comunitario, podemos cultivar frutas, hierbas y verduras orgánicas. Esto nos conecta con la Tierra, mejora nuestra salud mental, nos ahorra dinero y reduce nuestro impacto medioambiental.
  • Promover el veganismo. Según los investigadores de la Universidad de Oxford, seguir una alimentación basada en plantas es la “forma más importante” de reducir nuestro impacto en el planeta. Además, es deliciosa y una forma estupenda de proteger y mejorar nuestra propia salud. Ayudar a otros a descubrir esta forma de comer tan poderosa magnifica el impacto positivo, y eso es una gran noticia para todas las personas.

Sé amable

Con el telón de fondo de las pandemias, las guerras y la crisis medioambiental, la mayoría de las personas estamos experimentando problemas personales, como presiones de salud, financieras, familiares y laborales, y muchas también tenemos que lidiar con el agotamiento, el estrés y la ansiedad.

¿Podemos ser un poco más tolerantes? Reconocer que no lo haremos siempre bien y que no podemos hacerlo todo puede ser liberador. Podemos experimentar con formas de mejorar nuestro bienestar, desde dormir regularmente y de forma reparadora por la noche hasta sentirnos con más tranquilidad y con más control en nuestros días. Y si también podemos extender esta misma bondad amorosa a las personas que nos rodean, podemos ayudar a otros a sentirse más fuertes, más tranquilos y más felices también.

Prueba el veganismo durante 31 días

Prueba el veganismo