Causas naturales y humanas del cambio climático y sus efectos

floods climate change
Photo by Hitesh Choudhary from Pexels

Tiempo estimado de lectura: 7 minutos

El planeta está más caliente ahora de lo que ha estado en los últimos 12.000 años, un periodo de tiempo durante el que se desarrolla toda la civilización humana. Investigadores de la Universidad de Rutgers-New Brunswick en los Estados Unidos aseguran que esto nos pone en «territorio desconocido» y que incluso esto podría subestimarse. Es posible, dicen, que la Tierra esté ahora más caliente de lo que ha estado en los últimos 125.000 años, desde el último periodo cálido entre glaciaciones. Entonces, ¿qué ha causado que el planeta se caliente tanto? ¿Cómo de mal estamos? Y, ¿qué tenemos que hacer para protegernos a nosotras mismas, nuestros hogares y nuestro futuro?

¿Qué es el cambio climático?

La vida, tal y como la conocemos, solo es posible por un fenómeno natural conocido como «el efecto invernadero». Algunos gases de la atmósfera (los gases de efecto invernadero) atrapan el calor del sol haciendo nuestro planeta habitable. Pero las concentraciones de estos gases están subiendo muy deprisa por culpa de cómo vivimos, comemos y tratamos a la naturaleza, lo que implica que las temperaturas globales están subiendo. Los diez años más calurosos de los que se tiene constancia han ocurrido desde 1998 y 9 de ellos desde 2005. Los datos no dejan lugar a dudas: nuestro planeta se está calentando.

¿Cómo se puede medir el cambio climático?

Para saber a qué temperatura está la Tierra, los científicos combinan datos medidos en la superficie de la tierra y de los océanos, que recolectan a través de barcos, boyas y, en ocasiones, por satélite.

Los datos son recogidos por la UK Met Office, la agencia meteorológica de Japón, NASA y la NOAA de Reino Unido. Juntas, comparten datos de cómo están subiendo las temperaturas.

Causas del cambio climático

Algunos eventos naturales pueden causar el cambio climático pero se cree que desde 1950 la actividad humana es responsable del 100% del calentamiento global.

Cambio climático por causas naturales

La actividad volcánica, que libera dióxido de carbono en la atmósfera, las variaciones en la inclinación y órbita de la Tierra alrededor del sol, y las fluctuaciones de la cantidad de radiación solar son responsables de una porción muy pequeña del calentamiento.

Causas humanas de cambio climático

Estos son los responsables directos del cambio climático. Los principales problemas son:

  • Combustibles fósiles (carbón, gasolina y petróleo): cuando volamos, conducimos coches de gasolina o diésel, nos calentamos o enfriamos nuestras casas con carbón, y en la manufacturación de las miles de cosas que compramos a lo largo de nuestra vida.
  • Comer animales considerados de granja, su leche o sus huevos.
  • Cortar árboles para alimentar animales con los cultivos de esas tierras o para leña.
  • Tirar la basura en campos, que al descomponerse libera metano y otros gases a la atmósfera.

¿Quién es el mayor responsable del cambio climático?

Por sectores, la electricidad y la producción de calor compiten por ser el primero con la agricultura, silvicultura y uso de la tierra; luego estarían la industria, el transporte y la construcción. La ganadería es la culpable del 14.5 % de todas las emisiones de gases de efecto invernadero, por lo que nuestras elecciones alimentarias juegan un papel fundamental en la salud de nuestro planeta.

En cuanto a países, el principal contaminante de carbón es China, le siguen Estados Unidos, India, Rusia y Japón. Pero estos son países con muchísima densidad de población, así que cuando observamos la contaminación y contribución per cápita, esta lista cambia. Los principales países serían: Arabia Saudí, Kazajstán, Australia, Estados Unidos y Canadá, aunque todas las personas que vivimos en países industrializados contribuimos, más o menos, a esto.

¿Cómo afecta el cambio climático a la gente?

Los efectos del cambio climático están por todos lados: cambios en las temperaturas, inundaciones e incendios forestales. Está en la subida del nivel del mar, en la erosión de las costas y en los refugiados por su causa. Todas estas cosas continuarán empeorando si seguimos nuestra trayectoria de sobreconsumo; la amenaza a nuestro modo de vida y a nuestras vidas solo irá en aumento.

Tiempo extremo

Los eventos climatológicos extremos se están siendo cada vez más frecuentes y serios. Olas de calor, sequías, lluvias torrenciales e inundaciones ya están teniendo un impacto significativo. En 2018, más de 1.000 personas en Japón murieron de una ola de calor sin precedentes, que los científicos atribuyeron a la emergencia climática. Las olas de calor pueden llevar a incendios incontrolables que queman casas, destruyen comunidades y amenazan vidas (humanas y no humanas).

Polución del aire

Los cambios en el clima pueden tener gran impacto en la calidad del aire local. El calor de la atmósfera puede incrementarse. Respirar ozono puede provocar una serie de síntomas como dolor en el pecho, toses, irritación de garganta e inflamación de las vías respiratorias. También puede reducir la capacidad de nuestros pulmones y dañar su tejido, empeorar las bronquitis, el enfisema y el asma.

Riesgos en la salud

Con las temperaturas aumentando, cada vez más gente sufrirá golpes de calor o lipotimias, mientras que la exposición prolongada al calor podrá incrementar el riesgo cardiovascular, las enfermedades respiratorias y renales, la diabetes y el riesgo a sufrir un infarto. Las temperaturas más cálidas también pueden prolongar la temporada del polen que afecta a las alergias y provoca ataques de asma. Y, en algunas partes del mundo, también estamos viendo al cambio climático exacerbar la transmisión de enfermedades más serias como el ébola.

Aumento de la temperatura del océano y acidificación del suelo

Los océanos absorben un 30 % del dióxido de carbono que se suelta en la atmósfera y esto provoca que se acidifique más. La acidificación del océano ya está afectando a muchas especies marinas, incluidos los corales y las ostras. Si esta tendencia continúa, los científicos predicen que sus conchas y esqueletos pueden disolverse.

La acidificación también impacta en la habilidad de algunos peces, como el pez payaso, para detectar depredadores o para encontrar hábitats que sean adecuados. Cuando estos animales están en riesgo, la cadena alimenticia entera se pone en peligro.

Glaciares derritiéndose y el nivel del mar subiendo

El permafrost del Ártico guarda unas 1500 millones de toneladas de carbón, que supone el doble del carbón en la atmósfera y tres veces más de lo que se puede encontrar en los bosques del mundo. Cuando los glaciares se derriten, el carbón atrapado ahí se libera, lo que crea un ciclo muy peligroso. Ahora mismo, los casquetes polares se están derritiendo seis veces más rápido que en la década de los 90.

Además, que los glaciares se derritan provoca que el nivel del mar suba. Esto da lugar a inundaciones, a la erosión de las costas y la pérdida de sus comunidades. El Panel Intergubernamental por el Cambio Climático predijo que los mares subirán, al menos, medio metro para 2100 pero un nuevo análisis sugiere que se llegará a los 70 cm.

Ecosistemas desequilibrados

El ecosistema del Ártico es particularmente vulnerable al cambio climático. Los osos polares, los nahuales y las morsas son nativas del Ártico, pero según se va derritiendo el hielo, tienen que adaptarse a una nueva forma de vida o perecer en el intento.

Los científicos de la WWF han estimado que la mayoría de especies de este planeta (incluídas las plantas) tendrán que migrar rápido, más de 1 kilómetro al año si quieren sobrevivir en la zona idónea. La mayoría de especies no podrán distribuirse lo suficientemente rápido como para adaptarse a los incesantes cambios. La Sexta Extinción masiva de la Tierra está de camino y tiene causas humanas que provocan el cambio climático, como la contaminación, la caza y la destrucción de hábitats.

¿Cómo podemos prevenir el cambio climático?

Científicos de la Universidad de Lund en Suecia llevaron a cabo un estudio para averiguar cuáles son las acciones más efectivas que podemos hacer como individuos para mitigar nuestra propia huella ecológica. Concluyeron que había cuatro grandes pilares: llevar una dieta vegana, vivir sin coche, evitar coger el avión y no tener hijos.

Mira la calculadora de huella de carbono de WWF para ver si tu estilo de vida cae en estos parámetros y si podrías reducir algo.

Conclusión

La actividad humana, sobre todo en los últimos 200 años, ha tenido un efecto sobrecogedor y muy amplio en la Tierra, y no parece aminorar la marcha. Podemos, y debemos, hacer lobby contra industrias y gobiernos para poder actuar y hacer políticas que reduzcan nuestros gases de efecto invernadero, pero hay muchas cosas que podemos hacer como individuos: la acción de mayor impacto sería hacernos veganos. El profesor e investigador de la Universidad de Oxford Joseph Poore llevó a cabo la mayor investigación en granjas de todo el mundo conocida hasta la fecha. Sus resultados le sorprendieron tanto que se hizo vegano.

¿Quieres intentar llevar una alimentación a base de vegetales por el planeta? Déjanos ayudarte.

Prueba el veganismo

Prueba el veganismo durante 31 días

Prueba el veganismo