Alfonso Senovilla, veterinario: “En un lugar como un matadero, con un mínimo de empatía que tengas hacia ellos, es difícil no hacerte vegano”

Alfonso Senovilla, activista vegano, es también el Veterinario Oficial de Salud Pública de la Consejería de Sanidad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Su amplia trayectoria en defensa de los animales y su experiencia de primera mano en granjas y mataderos lo ha convertido en un referente en materia de protección animal. Senovilla fue también candidato del PACMA al Parlamento Europeo en las últimas elecciones generales en España.

Alfonso, ¿nos enferma comer animales?

Según la FAO, aproximadamente un 75% de las nuevas enfermedades que han surgido en los seres humanos en las últimas décadas son de origen animal.1 En cuanto a la terrible pandemia que estamos padeciendo actualmente, cada vez son más los estudios que indican que su origen es la trasmisión del virus desde un animal al ser humano.

Todo apunta a que los murciélagos son el reservorio natural del patógeno, pudiendo actuar como hospedadores intermediarios los pangolines. Este hecho ha motivado que algunos científicos se decanten por eliminar la venta de estos animales en los mercados húmedos para evitar la transmisión zoonótica.2

¿Son estas transmisiones de animales a seres humanos algo ya conocido por la ciencia?

Así es, las zoonosis, transmisión de enfermedades de los animales al hombre, no son una novedad, tenemos la experiencia de episodios anteriores con graves consecuencias sanitarias como las epidemias provocadas por el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) del 2002 o el Síndrome Respiratorio del Oriente Medio (MERS) del 2012. En ambos casos el origen se identificó también en los murciélagos, requiriendo la participación de otras especies para su transmisión como la civeta o los camellos. Cabe recordar también la Gripe A (H1N1) o Gripe Porcina originada en 2009 en granjas de cerdos en México y que, según algunas fuentes, ocasionó la muerte de más de 285.000 personas en todo el mundo.

Estos episodios, junto con la estimación de que entre el 60-75% de las enfermedades emergentes o reemergentes son zoonosis, nos obligan a plantearnos nuestra relación con los demás animales, y no solo desde un punto de vista ético, sino también desde una perspectiva de salud pública.

En estos días se ha hablado mucho de los mercados orientales de animales salvajes pero, ¿qué pasa con aquellos que consumen en nuestro país?

Es cierto que es imprescindible que se deje de comerciar con animales salvajes, que se dejen de consumir y que se respete su hábitat. De esta manera dificultaríamos la transmisión de patógenos de animales silvestres a domésticos y por ende a humanos y evitaríamos a estos animales la vida de sufrimiento y de reclusión que actualmente padecen en manos de sus explotadores. Además, ayudaríamos a reinstaurar el equilibrio medioambiental tan deteriorado por las acciones humanas.

Pero, efectivamente, no son solo los animales salvajes los que pueden provocar enfermedades en los humanos. Las epidemias también puede originarse por los animales domésticos denominados de producción. Como mencionaba antes, la gripe A (H1N1) o Gripe porcina se originó en una granja de cerdos y hay otras muchas zoonosis peligrosas para la salud humana, como la tuberculosis, la brucelosis o enfermedades parasitarias.

¿No es posible entonces garantizar entonces la salud pública mientras se sigan consumiendo animales?

La manera de explotar a los animales para producir alimentos en nuestro tiempo no solo tiene unas consecuencias graves en su bienestar provocadas por las condiciones de hacinamiento, la selección genética y otros factores, sino que, además de las fatales consecuencias medioambientales provocadas por la ganadería intensiva, también provoca problemas de salud pública. Un ejemplo de esto sería el aumento de la resistencia a antibióticos, ampliamente utilizados en la ganadería intensiva.

Háblenos un poco más del problema del uso de antibióticos

Según declaraciones del doctor Kazuaki Miyagishima, director del Departamento de Inocuidad de los Alimentos y Zoonosis de la Organización Mundial de la Salud: “El volumen de antibióticos utilizados en animales sigue aumentando en todo el mundo debido a la creciente demanda de alimentos de origen animal, con frecuencia producidos mediante ganadería intensiva”.3

El uso masivo de antibióticos en animales de ganadería se debe a la necesidad de prevenir o tratar las enfermedades que sufren debido a sus condiciones de explotación. Con el fin de conseguir un gran rendimiento cárnico en poco tiempo, se mantiene a los animales hacinados con densidades muy altas; esto hace que sean muy rentables pero poco resistentes a enfermedades.

En este sentido, según datos de la ESVAC de 2014, España encabezaba la lista de países de la Unión Europea que más antibióticos utilizan en animales con 418,8 mg por kilo de carne.

Usted mismo es vegano, ¿cómo dio el paso?

La clave fue mi perro. Sentía que le quería y me di cuenta de que no era tan diferente del cerdo o la vaca que me estaba comiendo. Haber trabajado como veterinario en diferentes explotaciones ganaderas y haber sido durante 11 años veterinario oficial de matadero también me ha ayudado en el proceso.

En un lugar como un matadero, donde se ve morir a miles de animales, donde se percibe el miedo y la angustia que tienen y en muchas ocasiones se reconocen las secuelas en sus cuerpos de una vida de reclusión y explotación, con un mínimo de sentimiento y empatía que tengas hacia ellos, es difícil no hacerte vegano. Es la única manera de no sentirte culpable y partícipe de su sufrimiento.

Por último, ¿cuáles serían sus recomendaciones para prevenir nuevas pandemias?

Tenemos que admitir que el concepto “One Health” no es solo un objetivo, tiene que ser una realidad, y que no lo vamos a alcanzar hasta que respetemos a los animales y mejoremos sus condiciones de vida.

Eso implica cesar la explotación intensiva de los mismos, comenzando por un consumo responsable de productos de origen animal y decantándonos por una dieta basada en vegetales. Esta será la única manera de conseguir unos niveles apropiados de sanidad y bienestar animal, de salud pública y de respeto por el medioambiente.


Si tú también quieres saber cómo quitar las pandemias de tu plato, y pasarte a una dieta respetuosa con los otros animales, puedes probar el veganismo durante 31 días de forma totalmente gratuita. Haz click aquí.

Prueba el veganismo durante 31 días

Prueba el veganismo