7 consejos para unirte a nuestro desafío y lograr una vida más amorosa

Vegan Loving Gestures

¿Qué pasaría si en lugar de regalar y regalarte calcetines y chocolates o un nuevo aparato pudieras dar a la persona que amas y a ti mismo algo que realmente cambie tu vida, algo que el dinero no puede comprar, como una nueva relación con la comida, una gran salud, paz mental y un sentimiento de estar conectado a este mundo y su belleza?

Million Dollar Vegan ha creado un programa de 31 días “Prueba el Veganismo“, que inspira y apoya a las personas que desean probar a comer delicioso durante un mes. Durante ese tiempo, enviamos correos electrónicos con información valiosa e informativa, una guía de iniciación al veganismo, una guía de salud y nutrición.

A continuación te exponemos siete razones por las que inscribirte y compartir este desafío es uno de los regalos más cariñosos que puedes hacer. Lo que ofrecemos no sólo es gratis, sino que no tiene precio.

Sentirse bien

Nuestros cuerpos se adaptan a un cambio en la alimentación muy rápidamente, y algunas de las primeras cosas que la gente nota cuando empiezan a comer alimentos basados en plantas es una mejor digestión, una piel más clara, un mejor sueño y más energía. Estos son los informes más comunes que recibimos de las personas que deciden probar esta alimentación durante 31 días, y estos maravillosos efectos positivos suelen notarse en pocos días. Imagínate que te despiertas con una sensación de frescura y energía cada mañana. ¡Qué manera de empezar el día!

Refuerzo del sistema inmunitario

Los mejores alimentos para reforzar el sistema inmunitario son las frutas, semillas y verduras. Los estudios demuestran que después de dos semanas con una alimentación deficiente en plantas, la función inmunitaria se ve afectada, pero si se vuelven a incorporar las frutas, verduras y semillas, la inmunidad vuelve a ponerse en marcha. La clave de una inmunidad fuerte es comer tantos de estos alimentos diferentes como sea posible. Tim Spector, catedrático de Epidemiología Genética del King’s College de Londres, afirma que deberíamos comer 30 tipos diferentes de frutas y verduras a la semana, porque las distintas plantas contienen diferentes micronutrientes.

Salud a largo plazo

Aunque los efectos positivos de la alimentación basada en plantas pueden comenzar muy rápidamente, cambiar nuestra alimentación es realmente el regalo que sigue dando, y sus beneficios más poderosos se reservan para el largo plazo. Las personas veganas padecen menos enfermedades cardíacas, diabetes de tipo 2, obesidad y algunos tipos de cáncer, mientras que los neurólogos Ayesha y Dean Sherzai recomiendan una alimentación basada en plantas para evitar el Alzheimer. Se trata de beneficios profundamente importantes que repercuten en nuestras vidas y en las de nuestros seres queridos. Estos beneficios están ahí para ser aprovechados, y todo lo que tenemos que hacer es dar el primer paso.

Tranquilidad

A la mayoría de las personas no nos gusta ver las imágenes de las granjas industriales y los mataderos, y sabemos que, en el fondo, si es duro verlo, debe ser mucho peor soportarlo. Hacemos todo lo posible por apartarlo de nuestra mente, pero no podemos evitar saber que cada vez que compramos carne, huevos o productos lácteos, nuestro dinero están financiando este trato a los animales. Es una sensación liberadora retirar nuestro apoyo de estas industrias tan crueles. Incluso muchos de los que no habían sido conscientes de sentirse incómodos dicen sentir que se han quitado un peso de encima. Llegan a entender lo que el escritor Franz Kafka quiso decir de los peces: “Ahora puedo mirarte en paz; ya no te como”.

Mejor relación con la comida

La comida se ha convertido en algo más que una forma de mantener nuestro cuerpo. Es un consuelo cuando estamos tristes, una celebración cuando las cosas van bien, una forma tanto de premiarnos como de castigarnos a nosotros mismos y a nuestro cuerpo. Nuestras elecciones alimentarias se han visto empañadas por el marketing y las presiones sociales, lo que hace que comer sea una experiencia psicológicamente compleja y a menudo difícil. Tomar el control de los alimentos que ingerimos eligiendo los que le hacen bien a nuestro cuerpo tiene un poderoso efecto en el resto de nuestras vidas. Cuando buscamos alimentos sanos, saludables y naturalmente deliciosos, nuestro cerebro reconoce un acto de amor propio -algo que a la mayoría de nosotros nos vendría bien- y ese sentimiento se expande.

Aumentar nuestro círculo de compasión

Albert Einstein escribió sobre un engaño que sufrimos: la creencia de que estamos separados del resto del mundo. Escribió: “Este engaño es una especie de prisión para nosotros, que nos restringe a nuestros deseos personales y al afecto por unas pocas personas más cercanas a nosotros. Nuestra tarea debe ser liberarnos de esta prisión ampliando nuestros círculos de compasión para abarcar a todas las criaturas vivas y a toda la naturaleza en su belleza.” Comer a base de frutas, verduras y semillas no sólo es un acto de amor propio, sino que nos conecta con el mundo en general, con la belleza de esta Tierra y con todos los animales que hay en ella. Nuestra compasión crece y abarca mucho más, y eso, a su vez, nos da un hermoso e impagable sentimiento de armonía, de pertenencia.

El don de los superpoderes

Sabemos que el cambio climático es una de las mayores amenazas de nuestro tiempo y, sin embargo, la mayoría de las personas nos sentimos impotentes para cambiar las cosas. Nos preocupa el futuro que heredarán nuestros hijos e hijas y cómo será el mundo cuando ellos y ellas nazcan. Puede parecer abrumador, pero estamos lejos de ser impotentes. Investigadores medioambientales de la Universidad de Oxford afirman que comer a base de plantas es lo “más efectivo” que podemos hacer para ayudar al medio ambiente. Todas las personas podemos ser superhéroes. Podemos cambiar -y salvar- el mundo si cambiamos nuestros hábitos.

¿Te animas a seguir estos consejos amorosos? Puedes registrarte gratis a nuestro desafío aquí.

Prueba el veganismo

Prueba el veganismo durante 31 días

Prueba el veganismo