Fe

“La Biblia no tiene lugar para un antropocentrismo tiránico y despreocupado por otras criaturas”.1 – Papa Francisco

Durante la Cuaresma, muchos cristianos y católicos eligen renunciar a algo para dedicar más tiempo a rezar y a la contemplación. Mediante este acto de sacrificio, recuerdan lo que Jesús sacrificó por nosotros, y al hacerlo, esperan acercarse a Dios. Esta es una manera de recordar que todo lo bueno que tenemos, incluyendo nuestra abundancia en comidas a base de plantas, viene de Él. Entonces, ¿por qué deberían los cristianos y católicos considerar hacerse veganos durante la Cuaresma?

Medio Ambiente y Justicia Global

Un tema sobre el que vale la pena reflexionar durante esta Cuaresma es nuestro medio ambiente, nuestro hogar compartido, el planeta Tierra. Los efectos de cambio climático ya están con nosotros, y en constante crecimiento. Quienes sufren las consecuencias son los más pobres, las comunidades más vulnerables: aquellos menos capaces de mantenerse económicamente. Jesús nos enseñó que dichas personas son nuestras vecinas. Y, sin embargo, nuestras elecciones alimenticias a menudo perpetúan la crisis climática y contribuyen a la explotación de estas comunidades. La ganadería es responsable de la muerte de mil millones de animales de consumo cada año y es una de las causas más grandes generadas por el hombre que conducen a la deforestación, pérdida de especies, contaminación y problemas de salud. Adoptar una dieta vegana es una de las cosas más importantes que un individuo puede hacer para ayudar a reducir su huella de carbono, y nuestra fe como cristianos y católicos puede informar y motivar este pensamiento. ¿Podría ser esto algo que reflexiones durante esta Cuaresma?

Lo que elegimos poner en nuestros platos es una cuestión de fe. Es una manera de demostrar gracia y agradecimiento como respuesta a todo lo que Dios nos ha dado, y de responder con amor al amor que hemos recibido.

¿Qué diría Jesús sobre la industria ganadera hoy en día?

¿Qué dice la Biblia sobre el consumo de carne?

En la Cuaresma, los cristianos y católicos buscan acercarse al corazón de Dios. Podemos reflexionar en este período cuaresmal sobre lo que Dios piensa sobre el consumo de carne y sobre la violencia que requiere. Mientras que las interpretaciones pueden variar, la Biblia promueve el veganismo. En el Génesis, nos dice que luego de crear a Adán y Eva, Dios les dijo: “He aquí, yo os he dado toda planta que da semilla que hay en la superficie de toda la tierra, y todo árbol que tiene fruto que da semilla; esto os servirá de alimento.” (Génesis 1:29). Con estas palabras, Dios les indica a los humanos que coman vegetales y frutas.

Pese a que la carne era permitida en tiempos de necesidad, la crueldad animal ha sido prohibida siempre. Sin embargo, hoy en día, casi toda la carne consumida viene de animales que sufren terriblemente en granjas industrializadas.

Mientras la Creación completa ahora sufre y anhela su restauración (Romanos: 8), Dios promete devolver la paz a todas las criaturas. En este nuevo Cielo y en esta nueva Tierra, Dios “limpiará cada lágrima de sus ojos. No habrá más muerte ni duelo ni llanto ni dolor”. (Revelación 21).

Hace dos mil años, no había preocupación por el cambio climático, la deforestación, y la pérdida de especies, ni tampoco había granjas industriales. Pero ahora, nos enfrentamos a estos urgentes y serios problemas, y todos debemos considerar si abstenernos de los productos que conducen a esta destrucción. La elección, como muchos creen, es entre vivir en el Jardín del Edén o elegir el camino que promueve violencia, sufrimiento y hambre mundial.

Valores

Entre los valores que enseña la Biblia están la bondad y el respeto, la generosidad, la humildad, la no violencia, el autocontrol y la compasión (Gálatas 5.22-26). Los valores cristianos y católicos promueven la paz, la benevolencia y la empatía, y rechazan la crueldad animal (Proverbios 12.10).

Estos valores, corazón de la identidad católica, están ocultos y suprimidos por muchos bajo normas culturales. El sabor del queso se ha vuelto más valioso que el ternero que desea beber la leche de su madre; la posibilidad de conseguir huevos económicos es más importante que el hecho de que un ave pueda extender sus alas.

La Cuaresma es el momento perfecto para considerar por qué las comidas que ingerimos pueden estar en desacuerdo con nuestros propios valores, en los cuales creemos profundamente. Cuando elegimos una dieta que causa sufrimiento a los animales, que contribuye al hambre mundial y que causa destrucción medioambiental global, es más fácil ver por qué muchos creen que lo que comemos es una cuestión de fe. Pero el Cristianismo es una religión de esperanza, no de desaliento. En una señal de gratitud y de confianza en Dios. Miramos hacia lo que podemos hacer, y no hacia lo que ya hemos hecho.

Dar Gracias

Cuando nos sentamos a la mesa y damos gracias por la comida que tenemos delante, ¿lo hacemos sin pensar o realmente nos preguntamos qué estamos comiendo? Si estamos consumiendo la carne o las secreciones de un animal, ¿estamos considerando el miedo que este animal pudo haber experimentado y la crueldad que pudo haber sufrido? ¿Nos preguntamos a nosotros mismos si es moral y necesario consumir este tipo de comida cuando Dios nos ha dado abundancia de otras opciones? La respuesta para muchos de nosotros es “no”.

Cuando comemos carne, también deberíamos considerar a nuestros hermanos y hermanas cuyo trabajo es asesinar a estos animales fuera de la vista del público para que nosotros no tengamos que soportar semejante disgusto. El daño psicológico que esto le genera a una persona no debería ser subestimado. El trabajo en los mataderos ha sido relacionado a una variedad de desórdenes, incluyendo el trastorno de estrés post-traumático (TEPT), y un incremento en el índice de criminalidad, incluyendo más incidentes de abuso doméstico y violencia de género, así como también abuso de alcohol y drogas. Muchos pensarían que esta es una traición a la enseñanza de Cristo de “haz a otros lo que te gustaría que hagan por tí” (Lucas 6:31).

Una alimentación vegana es una manera efectiva de proteger la gloria y la magnificencia de la Creación de Dios, demostrar benevolencia y mostrar amabilidad y consideración por todos los seres vivos.

Descargá la Guía

Probá el Veganismo durante la Cuaresma

Descargá la Guía